Denuncian la construcción de una enorme balsa de alperujo sin permiso entre Córdoba y Sevilla

Imagen de la balsa que se está construyendo, de enormes dimensiones.

El Ayuntamiento de Fuente Palmera se ha unido a la protesta de los vecinos de la pedanía de El Villar, justo en el límite provincial con la provincia de Sevilla, por la construcción de una probable balsa de alperujo en el término municipal de Écija. El Consistorio asegura que la obra es de “enormes dimensiones”, que se levanta junto a la carretera SE-9103, conocida como el Camino de Palma, y que tiene muy preocupados a los vecinos. El Consistorio señala que ha tenido conocimiento del problema a través del alcalde pedáneo de El Villar, Salvador Fernández.

“El Ayuntamiento de Fuente Palmera va a solicitar la personación en el expediente como interesado, así como copia del expediente de obras que se están llevando a cabo”, señala el Consistorio de la Colonia. “Hasta el día de hoy, no ha existido ninguna comunicación oficial al respecto por parte del Ayuntamiento de Écija”, según ha asegurado el alcalde de Fuente Palmera, Francisco J. Ruiz. “Entendemos que en esta obra de enorme envergadura es imprescindible las preceptivas autorizaciones, sustanciándose todo ello en el expediente de licencia de obra, así como en el de disciplina urbanística que se ha incoado por parte del Ayuntamiento de Écija. Deben verificarse todos los requisitos, autorizaciones e informes sectoriales para la implantación de una industria de este tipo con posibles enormes connotaciones y afecciones al medio ambiente y sobre todo a los vecinos y núcleos colindantes si no se lleva a cabo de forma correcta”, señala.

El diario Écija al Día ha asegurado que “l Ayuntamiento de Écija ha confirmado que la empresa responsable de las obras no tiene licencia para las mismas, por lo que se ha abierto un expediente de disciplina urbanística e instado la paralización de las obras”. 

“Desde el Ayuntamiento de Fuente Palmera consideramos que es necesario la mayor transparencia y colaboración entre administraciones y vecinos, ya que las obras pueden afectar a acuíferos, generar malos olores y residuos, existiendo un malestar y una preocupación con razón generalizada entre los vecinos”, señalan.

Los propios vecinos ya han iniciado protestas en la zona contra la construcción de esta enorme balsa que temen que acabe filtrando alperujo a los acuíferos de una zona agrícola especialmente rica. Además advierten de posibles malos olores en el futuro.

Etiquetas
stats