Prórroga a la prórroga para el uso de Caballerizas Reales

Imagen de archivo del espectáculo ecuestre en el interior de Caballerizas | MADERO CUBERO

El tiempo vuelve a correr para Córdoba Ecuestre. En marzo, la entidad tendría que abandonar las Caballerizas Reales si para entonces el Ministerio de Defensa no ha atendido la petición de prórroga pedida por el Ayuntamiento de Córdoba. La alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha enviado una carta al Ministerio en la que formalmente le piden una nueva prórroga después de que aún no se haya resuelto el proceso de cesión de este espacio al Consistorio. Si en marzo no llega la prórroga, Córdoba Ecuestre tendría que abandonar las instalaciones que lleva años usando.

Según el protocolo general de intenciones firmado el 5 de marzo de 2015 entre el entonces alcalde José Antonio Nieto y el Director General de Infraestructuras del Ministerio de Defensa, Eduardo Zamarripa Martínez, sobre la propiedad de las Caballerizas Reales, el cuartel de la Trinidad y el edificio de la Farmacia Militar, si en el plazo de dos años no se alcanzara un acuerdo entre las partes, el “espectáculo ecuestre”, que actualmente se desarrolla en el interior del primer monumento, tendría que cesar. El acuerdo todavía no se ha producido y por tanto el Consistorio pide ahora más tiempo.

Según se establece en la segunda cláusula del protocolo de intenciones, “si transcurridos esos dos años no se hubiera producido la transmisión de la propiedad del inmueble al Ayuntamiento de Córdoba quedaría sin efecto la autorización temporal para la cesión de uso a terceros”. Estos terceros son Córdoba Ecuestre, que desde el año 2009 gestionan el edificio. El protocolo de intenciones establece que en ese caso sería el Ayuntamiento el que debería “asumir la gestión y uso del inmueble en las mismas condiciones en que se reguló su uso en el convenio del 16 de mayo de 2001”.

El protocolo de intenciones, al que ha tenido acceso este periódico, establece una serie de compensaciones al Ministerio de Defensa por la compra de las Caballerizas Reales por parte del Ayuntamiento. Así, el Consistorio se comprometía a que los terrenos del antiguo Cuartel de la Trinidad tuvieran un “uso lucrativo”. “Es propósito de las partes que las plusvalías que como consecuencia de dicho uso lucrativo se generen se destinen al pago del precio de la propiedad denominada Caballerizas Reales y si estas no fueran suficientes se completarán mediante el pago en metálico”. Las Caballerizas Reales son un monumento y su valor, por tanto, desconocido.

El documento, firmado por el anterior equipo de gobierno, también establecía que la antigua Farmacia Militar pasaría a ser propiedad municipal y fijaba “bonificaciones” para los militares en el uso de “instalaciones deportivas municipales”. Así, el Ayuntamiento se comprometía a introducir en las ordenanzas municipales descuentos para el personal militar de la ciudad “en las cuotas fijadas para el uso de las instalaciones deportivas”. De momento, ninguno de los acuerdos anteriores se ha alcanzado y todo sigue en el limbo jurídico. Y el tiempo pasa.

Etiquetas
stats