La póliza de Castillejo la seguirán cobrando sus hermanas

Castillejo en una imagen de archivo | MADERO CUBERO
La póliza vitalicia que la entidad había contratado para él creció de repente un 34%, hasta alcanzar los 4,3 millones

Cuando Miguel Castillejo cumplió 75 años en 2005, se jubiló. Lo hizo después de tres décadas en la dirección de la caja. También su retiro estuvo marcado por la polémica. En marzo, cuatro meses antes de su marcha, la póliza vitalicia que la entidad había contratado para él creció de repente un 34%, hasta alcanzar los 4,3 millones. La póliza de Castillejo estuvo siempre rodeada de polémica y sospechas. La Junta denunció el hecho en 2003 pero el fiscal consideró que todo era legal. Los beneficiarios de tan importante pensión eran originalmente el propio cura Castillejo y sus cuatro hermanas. Hoy le quedan dos.

La póliza que Cajasur pagó en 2001 ascendió a 2,9 millones de euros a la aseguradora Caser. Se consideraba que así se garantizaba la norma de la caja que fijaba que Castillejo siguiese ingresando como pensión anual los 250.000 euros (excluidos incentivos, dietas y otras percepciones) que aproximadamente ganaba siendo presidente. En diciembre de 2004, debido a la subida del IPC, la póliza ya había crecido hasta los 3,2 millones y la diferencia fue abonada por la caja. Pero es que tres meses después, en marzo de 2005, Cajasur volvió a desembolsar 1,1 millones más. Así, la póliza final de Castillejo alcanzaba los 4,3 millones a sólo cuatro meses de dejar su puesto.

Este crecimiento de la póliza de Castillejo se registró, al menos, en dos documentos. Por un lado, en un informe redactado por la auditoría interna de recursos humanos de Cajasur -con datos de diciembre de 2004- aparece la póliza con el número 52625 y la calificación de “compromisos por jubilación del presidente”. En este documento la cuantía de la póliza ya ha ascendido a 3,2 millones, por el aumento del IPC.

Pero el crecimiento realmente millonario aparece en el informe de las cuentas anuales de 2004, realizado por la auditoría Deloitte, aprobados en marzo de 2005. En el escrito, se señala que a los 3,2 millones, se le suman otros 1,1 millones que Cajasur tiene que pagar. El concepto de esta cifra es el “coste de regularización de las coberturas reconocidas al personal ejecutivo de los órganos de gobierno, de acuerdo con las condiciones de la misma”.

El pago de los 1,1 millones se llevó de manera muy oscura. La subida se incluyó en las cuentas generales de 2004 que aprobó la asamblea. El pago se ejecutó el 31 de marzo pero algunos en Cajasur consideraron que este hecho era lo suficientemente importante como para que fuese discutido de manera separada en el consejo. El hecho de que los órganos de gobierno no fuesen siempre informados con absoluta claridad no es sorprendente. Tres años antes, en noviembre de 2002, la dirección de Cajasur reconoció que nunca había presentado a su consejo de administración la póliza (condiciones, cláusulas y cuantía) suscrita por la entidad en favor del presidente. La caja alegó que ningún consejero había pedido esta póliza de seguro de vida.

Etiquetas
stats