La plataforma dice que el Obispado respetó el término Mezquita hasta 1998

Folleto actual que se distribuye a los turistas en el monumento.
Una investigación sostiene que “todos los folletos divulgativos” editados por el Cabildo entre 1981 y 1998 preservaban los términos Mezquita o Mezquita-Catedral, y no Catedral a secas como ahora | También se alude a los escritos de Nieto Cumplido

El Obispado de Córdoba siempre respetó la denominación de “Mezquita” o “Mezquita-Catedral” hasta 1998 y defendió su valor excepcional como “primer monumento de todo el Occidente islámico” antes de lanzarse a una deliberada campaña que intenta borrar su naturaleza andalusí, principal seña de identidad de este tesoro arquitectónico que es Patrimonio Mundial. Así arranca la nota de prensa en la que la plataforma Mezquita Catedral Patrimonio de Todos denuncia que el Obispado usó el término Mezquita hasta 1998.

“Todos los folletos divulgativos que editó entre 1981 y 1998 preservaban el nombre que le da fama universal y subrayaban su valor artístico, histórico y arquitectónico como tesoro del arte omeya en Occidente, en consonancia con la historiografía mundial y los más reconocidos expertos en la materia”, detalla el colectivo, tras una extensa investigación. En los trípticos que entregaba a los turistas en 1981, 1993 y 1995 designaba “a la universal joya” como “Mezquita-Catedral” y en sus explicaciones citaba al arquitecto y especialista Fernando Chueca, para quien el templo cordobés resumía “la evolución completa del estilo omeya en España, es decir, del estilo hispanomusulmán”.

Fue en 1998 cuando el Obispado modificó su denominación y la cambió por “Guía Breve de la Santa Iglesia Catedral. Antigua Mezquita de Córdoba”. Aún así, todavía se hacía alusión a la Mezquita y se mantenía el texto interior que describía al edificio como “primer monumento del Occidente islámico”. A principios de este siglo, “la estrategia de liquidación de la memoria andalusí se intensificó hasta el punto de que el actual folleto ha borrado por completo la palabra Mezquita y toda referencia andalusí, islámica, omeya o hispanomusulmana para convertir el extraordinario monumento en La Catedral de Córdoba, Iglesia madre de la diócesis”.

Según la investigación de la Plataforma, “el giro radical dado por el Obispado contraviene todo criterio científico e histórico y supone un atentado flagrante a la imagen e integridad de uno de los monumentos más importantes del mundo. El propio canónigo archivero Manuel Nieto Cumplido, uno de los artífices de la nueva estrategia revisionista, defendía hasta hace treinta años una visión totalmente distinta de la Mezquita-Catedral. En un libro publicado en 1976, bajo el título de La Mezquita-Catedral y el Icomos, aludía reiteradamente al tesoro cordobés como primer monumento islámico español”.

Según el colectivo ciudadano, Nieto Cumplido, “a lo largo de 131 páginas alaba sin reservas la identidad de un edificio que fue declarado monumento nacional en 1882 para que fuera testimonio vivo y perenne de la cultura hispanomusulmana”. Sus referencias a la Mezquita “nada tienen que ver con el lenguaje liquidacionista esgrimido hoy por el Obispado, que niega su huella andalusí y se esfuerza por borrar su nombre. Así, apunta en su texto: ”La pluralidad cultural que representa la Mezquita“, sostenía entonces, ”constituye su originalidad y viene a ser como un símbolo de superación de los conflictos y rivalidades del pasado“.

Así, Nieto Cumplido, que se tiene por uno de los máximos expertos del universal edifico, nombró en su libro 110 veces al monumento cordobés. En 72 de ellas se refirió a él como “Mezquita”; en 21 como “Mezquita-Catedral”; y en 5 con el cariñoso apelativo de “nuestra Mezquita”. Solo en 12 ocasiones citó la palabra Catedral a secas y siempre para aludir al crucero. “Su concepción del tesoro andalusí, coincidente entonces con la historiografía comúnmente aceptada, ha cambiado diametralmente en los últimos años, de tal forma que su último estudio se titula La Catedral de Córdoba y en él intenta amputar todo rastro artístico islámico y andalusí”.

“El viraje de Nieto Cumplido ha sido tan profundo que en aquel momento se mostraba como un ardiente defensor del comportamiento irreprochable de la municipalidad cordobesa, que en 1523 se opuso a la decisión del Obispado de destruir el eje central de la Mezquita para edificar la Catedral en su interior”. Así, Nieto Cumplido escribe: “Resulta perfectamente comprensible la postura del Concejo municipal de Córdoba al oponerse a la voluntad del obispo don Alonso Manrique cuando este, que no era cordobés, determinó contra el parecer de toda la ciudad, incluidos los eclesiásticos, la construcción del inmenso crucero en el interior de la Mezquita”.

Este ha sido el discurso dominante de la sede catedralicia sobre el principal símbolo de la ciudad y paradigma universal de encuentro de culturas. Incluso monseñor Infantes Florido, obispo de Córdoba entre 1978 y 1996, aludía siempre a la “Mezquita” como “símbolo viviente que habla todas las lenguas espirituales del mundo, desde la fe musulmana y cristiana hasta el arte y todo lo que en la cultura germina y estalla”. La plataforma considera que este discurso discurso “hoy sería altamente sospechoso”.

Etiquetas
stats