Piden cuatro años a portero y cliente de discoteca por agredirse mutuamente

Entrada a la Audiencia Provincial de Córdoba | MADERO CUBERO
Los hechos ocurrieron en septiembre de 2013 cuando el portero agredió al cliente y este volvió a amenazarle con una pistola, según la Fiscalía

La Fiscalía Provincial de Córdoba pide una pena de cuatro años y tres meses de cárcel para un cliente y un portero de una discoteca de la ciudad que se agredieron mutuamente en la madrugada del 19 de septiembre del año 2013. Los dos se sentarán en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal número 5 el próximo día 16 de mayo. Ambos están acusados de ser autores de un presunto delito de lesiones. El cliente, además, de tenencia ilícita de armas.

La Fiscalía pide para el cliente, L. M. S. H., un total de dos años y seis meses de cárcel, y para el portero de la discoteca, J. M. U., un año y nueve meses de cárcel, por estos hechos ocurridos hace casi tres años.

Según el escrito de calificación de la Fiscalía Provincial, el cliente abandonó la discoteca con un amigo en la noche de autos y al salir comenzó a hacer "comentarios despectivos" sobre el dueño y el personal del establecimiento. Entonces, el portero le recriminó lo que dijo y se abalanzó sobre él, propinándole "dos bofetadas", según la calificación de la Fiscalía.

El cliente decidió regresar. Volvió en un coche con su amigo y con un arma corta. Entonces, se dirigió hacia el portero ocultando el arma en la espalda pero mostrándola levemente para que el hombre la advirtiera. Entonces, según el fiscal, aseguró que podría matar al portero de la discoteca. Después, se subió en el coche con su amigo y se marchó.

No obstante, el portero avisó a la Policía Nacional de que un individuo iba con un arma por la ciudad y acababa de amenazarle. Tras dar las características tanto del vehículo como del sospechoso, la Policía Nacional logró interceptar al cliente en la calle Cruz Conde, tras aparcar el coche en Colón. En el momento de la detención no portaba el arma, sino que la había escondido junto a un árbol en los jardines de esta plaza.

Antes de ser localizado por la Policía, el cliente y el portero se volvieron a ver y comenzó una agresión mutua entre ambos. Los dos resultaron con lesiones y tuvieron que ser atendidos en un centro sanitario antes de ser detenidos. El arma fue localizada y se demostró que se le había extraviado a una mujer, ya fallecida, que tenía permiso para poseerla.

Etiquetas
stats