Los partidos cordobeses, a la espera de que haya Gobierno

José Antonio Nieto y Juan Pablo Durán, en una imagen de archivo | MADERO CUBERO
La sucesión de Juan Pablo Durán al frente del PSOE cordobés y el futuro de Nieto como líder del PP en la provincia se aplazó antes de las elecciones de diciembre... y así sigue

Que no haya Gobierno en España no solo deja la dirección del país en una situación de interinidad. También la de los partidos. En el otoño del año pasado, las direcciones de los dos grandes partidos en Córdoba (PP y PSOE) contaban con una renovación en sus direcciones que se produciría después de las elecciones de diciembre. Sin embargo, pasó lo que nadie esperaba, que se repitieran los comicios. Y eso paralizó los cambios en los partidos, que siguen en stand by desde entonces.

El cambio anunciado y que todavía no se ha producido es el de Juan Pablo Durán al frente del PSOE cordobés. En diciembre, cuando las primeras elecciones, se especulaba con la convocatoria de un Congreso Provincial del PSOE en julio. No obstante, se han repetido las elecciones generales y también se ha paralizado el más que previsible Congreso Federal del PSOE, que tampoco tiene fecha y que está pendiente de que haya alguien instalado en La Moncloa para hacerlo.

Durán tiene decidida su salida para no alargar más su labor al frente del partido con la de presidente del Parlamento de Andalucía (es la segunda autoridad de Andalucía en estos momentos, tras la presidenta, Susana Díaz). Desde diciembre, además, se viene especulando con el nombre de su sucesor. Fuentes socialistas apuntan al actual presidente de la Diputación y secretario de Organización del PSOE cordobés, Antonio Ruiz, algo que éste no ha confirmado nunca. No se descartaría, aunque parece improbable, la presencia de un segundo candidato que disputase la secretaría general del PSOE cordobés.

Mucho menos claro está lo que pueda ocurrir en el PP de Córdoba. José Antonio Nieto es diputado en el Congreso y presidente del partido. Según los estatutos del PP, no puede compatibilizar ambos cargos. No obstante, siempre existe la posibilidad de cambiar los estatutos, algo que ya han llegado a plantear algunos populares. En caso de decidir por dar un paso atrás en la dirección del partido (algo que tampoco está confirmado) Nieto tendría un sucesor claro: el secretario general Adolfo Molina.

Al igual que el PSOE, los populares cordobeses tienen que esperar a lo que haga el partido a nivel estatal. Cuando se elija a un Gobierno, el PP tiene previsto celebrar un Congreso nacional. Si el presidente del Gobierno sigue siendo Mariano Rajoy es más que probable que vuelva a ser elegido, sin rival, como el líder del PP en España.

En Podemos Córdoba la situación sigue siendo interina, tras la dimisión, hace prácticamente un año, de Juana Guerrero. La formación que dirige Pablo Iglesias también debe reunir a sus órganos de dirección una vez que pasen las elecciones y elegir a un nuevo líder en la provincia de Córdoba.

En Izquierda Unida, no obstante, todo apunta a que no habrá cambios. Su última asamblea provincial en la que se reelegió a la dirección actual está aún muy reciente y Pedro García no tiene en mente dar un paso atrás.

En cuanto a Ciudadanos, la situación, aparentemente, es más estable, aunque antes de las últimas elecciones generales se desató una pequeña crisis interna con la salida del que era su número uno al Senado, Francisco Garrico. Al igual que el resto, hasta que no haya Gobierno en España no se resolverán todas estas incógnitas.

Etiquetas
stats