El paro en Córdoba se vuelve a desbocar y el alto desempleo se cronifica en la provincia

Oficinas del Servicio Andaluz de Empleo | MADERO CUBERO

A diferencia de lo que ocurre en el resto de España y en la mayor parte de Andalucía, el verano no es bueno para el empleo en la provincia de Córdoba. El sector servicios se resiente ya que las vacaciones suelen generar empleo en la costa. El calor también obliga a recortar jornadas y el trabajo en el campo y hasta en la construcción se hace insoportable. Pero en 2018 hubo una especie de cambio de tendencia que hizo ver alguna esperanza. El verano pasado el paro no solo no subió sino que bajó de una manera notable. En 2019 se ha vuelto a romper la tendencia, con un incremento del paro desconocido en los últimos cinco años y solo a niveles de los peores trimestre de la crisis económica entre 2008 y 2012.

El caso de Córdoba es excepcional. Tanto, que la provincia se ha convertido en la andaluza con la tasa de paro más alta. Solo Ceuta y Melilla tiene una tasa de desempleo superior a la de Córdoba, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) divulgados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El paro, por tanto, se vuelve a desbocar.

La tasa de paro en Córdoba es del 25,2%. Está lejos del 37,5% que alcanzó precisamente en el verano del año 2012, cuando el desempleo tocó un histórico techo en la provincia. Entonces había 141.400 cordobeses en paro, según la EPA. Ahora son 94.700 los cordobeses sin empleo. Inalcanzable parece la tasa del 12% que se logró en el primer trimestre del año 2008, poco antes de que estallara la burbuja inmobiliaria. Para hacerse una idea, esa cifra, la mejor de la historia en Córdoba apenas si es algo mejor que la tasa de paro actual en toda España, que está en el 13%.

El paro, por tanto, se ha cronificado en la provincia de Córdoba. En el primer trimestre de este año 2019 se ha alcanzado la cifra más baja desde que estalló la crisis: 77.300 cordobeses sin trabajo. Y ese parece ser un número imposible de bajar. La cifra más baja de la historia se alcanzó en el segundo trimestre del año 2005. Entonces, se quedó en 43.700 personas. Es decir, Córdoba será una provincia donde el desempleo siempre se contará por varios miles de personas.

Ahora, la EPA señala a nivel nacional un frenazo en la generación de empleo. Y cuando el resto de España estornuda, Córdoba se resfría. En toda la serie histórica, jamás la provincia había sido el lugar de la Península con la tasa de paro más alta. Siempre compitió en Andalucía con provincias como Cádiz, Jaén, Badajoz o Cáceres. Ahora, el desempleo parece haber llegado para quedarse.

Pero el paro en la provincia es además muy desigual. La brecha entre hombre y mujeres también parece haberse cronificado. Así, mientras que en el caso de los hombres la tasa de desempleo está en el 21% (un porcentaje que sigue siendo muy alto), la de las mujeres es ya insoportable, superando el 30%.

Reacciones

El secretario de Empleo de CCOO de Córdoba, Manuel Merino, ha señalado tras conocer los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre de 2019, que arrojan un incremento de paro en la provincia de 12.400 personas, lo que sitúa a Córdoba como la provincia andaluza con una mayor tasa de paro, que “estas cifras demuestran que Córdoba ha quedado descolgada de la recuperación del empleo y la debilidad de nuestro modelo productivo”

Asimismo, Merino señala que “las cifras de paro ponen de manifiesto la necesidad de arbitrar de forma urgente medidas de estímulo a otros sectores que sí puedan generar empleo estable” y hace hincapié en que es urgente abordar un cambio de modelo productivo en la provincia, pues los dos sectores que sustentan la economía cordobesa, el sector servicios y la agricultura, no pueden por sí solos impulsar un empleo de calidad y estable.

Para Merino es evidente “el fracaso de las políticas laborales del Gobierno” y que “los sectores en los que se basa el mercado de trabajo cordobés no pueden tirar del carro del empleo”, por lo que es imperativo abordar medidas como la subida salarial que para el responsable sindical “es imprescindible para que las familias recuperen poder adquisitivo y, con ello, capacidad de consumo. Sin esta subida no se puede reactivar la economía local y generar empleo de calidad”.

CCOO insiste en que la alta temporalidad, la parcialidad, la precariedad laboral que se ha asentado en el mercado de trabajo en Córdoba solo está provocando el beneficio de unos pocos a costa del empobrecimiento y la falta de expectativas de muchos, cuando sobre el papel la provincia tiene capacidad sobrada para generar riqueza y desarrollo.

“Para que Córdoba salga de esos puestos de cola es necesario que haya una apuesta decidida por parte de las administraciones, que debe quedar patente en inversiones, y por parte del empresariado, que no es capaz de dar a la mano de obra el verdadero valor que tiene y merece”, apostilló Merino.

Para el secretario de Formación y Empleo de UGT Córdoba, Manuel Torralba, “la valoración de UGT no puede ser más negativa, porque además de la cifra global, tenemos que poner la voz de alarma en el paro femenino, que en Córdoba está 15 puntos por encima de la media nacional y 4 sobre la media andaluza”. Todo ello, hace que el responsable sindical califique de “vergonzosa nuestra situación, al igual que vergonzosa es la inacción de las administraciones y, por supuesto, de la clase empresarial en general (hay muy pocas excepciones), la cual solo busca aumentar sus beneficios importándoles muy poco el grado de empobrecimiento del resto de la sociedad”.

En este sentido, para Torralba no es extraño que “estemos perdiendo población a marchas forzadas sobre todo en el norte de la provincia, porque a nuestros jóvenes y no tan jóvenes sólo nos queda emigrar ante la falta de horizonte vital que se otea en nuestro territorio”. En relación a este tema, el representante de UGT recuerda que varias ONGs han explicado que un “10% de los cordobeses viven en la miseria y un 30% la están rondando, y nos preguntamos, ¿hasta cuándo nuestros políticos van a seguir sin actuar y contándonos milongas sobre las medidas que toman que en la práctica no sirven para nada?”.

Torralba defiende como “absolutamente necesaria la derogación de las Reformas Laborales y la creación de una legislación que equilibre las relaciones laborales en nuestro país, y que haga un reparto un poco más justo de la riqueza”. “Bastantes beneficios obtuvieron durante los años de crisis, y ya va siendo hora de que devuelvan parte de esas ganancias a la sociedad que tantos sacrificios tuvo que hacer para salir adelante”, expone el responsable de Empleo.

Si no se ponen medidas efectivas sobre la mesa, “vamos derechos al desastre, porque antes o después estas cifras afectarán a nuestra convivencia, y después nos quejaremos del auge de los populismos cuando ya sea demasiado tarde”.

En definitiva, la EPA del tercer trimestre del año refleja el “verdadero desastre social que se nos viene encima, porque ahora que parece que la economía española se va a resfriar por la desaceleración, nosotros tendremos que ir director a la UVI, ya que nuestra provincia carece de defensas para soportar ni un leve catarro”.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Córdoba considera “muy preocupante” que la tasa de paro de la provincia, que se situó en el tercer trimestre de 2019 en el 25,28%, sea la más alta de las registradas en Andalucía y la tercera más elevada en España, según los datos de la Encuesta de la Población Activa (EPA).

La presidenta de CSIF Córdoba, Dolores Navajas, lamenta que las diferencias de nuestra provincia con el resto del país se hayan acrecentado, ya que ahora la tasa de paro en el conjunto de España (13,92%) es ahora casi 12 puntos inferior a la de Córdoba. La dirigente sindical pone también el acento en que la tasa de paro femenino en nuestra provincia es del 30,33 por ciento. Esto quiere decir que, prácticamente, una de cada tres mujeres en edad de trabajar no encuentra un empleo. “Es hora de que nuestros gobernantes dejen aparcados determinados asuntos con una menor relevancia que la lucha contra el desempleo y la generación de puestos de trabajo de calidad, que es lo que realmente le preocupa a la ciudadanía”, destaca Navajas.

La máxima responsable de CSIF Córdoba también considera urgente la adopción por parte de las administraciones de medidas eficaces para reactivar el mercado laboral provincial tras conocerse que el número de parados en Córdoba se elevó en 2.400 personas en el último año. “Hay que estar prevenidos si este dato indica que podemos estar entrando en otra recesión”, recalca la dirigente sindical, quien también alerta de la precariedad de muchos empleos que se crean en la provincia.

Etiquetas
stats