Padres e hijos luchan juntos contra la obesidad infantil en un proyecto pionero del Reina Sofía

Presentación del proyecto contra la obesidad infantil en el Hospital Reina Sofía | MADERO CUBERO

Desde hace apenas una semana, 20 padres y 20 niños cordobeses participan conjuntamente en un proyecto pionero en el Hospital Reina Sofía y en Andalucía dirigido a reducir la pérdida de peso en menores de entre seis y 12 años. Esta lucha contra la obesidad infantil sustituye las sesiones individualizadas con el niño a grupales con los familiares para que todos desarrollen hábitos de vida saludables y esto les permita perder peso de forma progresiva.

El proyecto, denominado Program Intervention in Pediatric Obesity (PInPO), ha sido presentado este jueves en el hospital y ha contado con la presencia de la delegada de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, María Jesús Botella; la directora gerente del centro, Valle García; el director científico del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic), Justo P. Castaño; el director de la Unidad Pediatría, Juan Luis Pérez; y la pediatra y responsable del proyecto, Mercedes Gil-Campos.

Actualmente, el Reina Sofía atienden a una media anual de 50 pacientes nuevos, menores de 14 años, con diagnóstico de obesidad. En total, en estos momentos hay en seguimiento cerca de 375 niños y la gran mayoría presenta hábitos poco saludables relacionados con la excesiva ingesta de calorías o con el sedentarismo, aunque también se ha apreciado -en menor medida- una relación con patologías hormonales asociadas.

Los 20 padres y 20 menores se dividirán en dos turnos que tendrán sesiones grupales cada 15 días. El programa se desarrollará durante nueve encuentros en los que ambos colectivos irán conociendo y comprometiéndose a retos diarios en hábitos de alimentación, actividad física y salud. Ello se hará a través de unos cuadernillos en los que Mario, un niño de ocho años, es el personaje protagonista. A lo largo de nueve capítulos -que corresponden a los nueve encuentros-, este niño va contando cómo es su día a día, sus miedos y preocupaciones y cómo va cambiando y mejorando su autoestima gracias a sus amigos (luis y Gema), familiares y a la incorporación de sencillos cambios.

Estos materiales han sido diseñados pro profesionales del hospital, basándose en la evidencia científica disponible sobre el tema, y también han sido revisados por profesionales de Educación que han evaluado la adecuación del contenido a la edad de los paciente que trabajarán con ellos. La investigadora Katherine Flores ha señalado que a través de estos cuadernos se estudiará los hábitos familiares y se plantearán retos en el desayuno, la realización de cinco comidas, la práctica de actividad física, el conocimiento sobre las propiedades de los alimentos o la reflexión sobre la imagen corporal o la autoestima.

Otro aspecto destacable de este proyecto es que permitirá iniciar un proyecto de investigación en el Imibic a través del que se evaluarán los resultados que se vayan consiguiendo en el pre y post tratamiento y determinar el efecto final de la intervención. Este análisis permitirá introducir las mejoras pertinentes en futuras ediciones.

En esta línea, la delegada de Salud, María Jesús Botella, ha destacado “el compromiso de la Junta en seguir mejorando la calidad de vida de las familias, en el fomento de la motivación y de la concienciación para luchar contra esta enfermedad que también afecta a su felicidad”. Por ello, ha animado a las familias a que se impliquen y participen en este proyecto.

Por su parte, la directora del hospital, Valle García, ha explicado que esta iniciativa planifica la intervención en función a las necesidades de cada persona, intentando conseguir mayor motivación para la pérdida de peso y que ésta pueda mantenerse en el tiempo, evitando posibles recaídas y complicaciones a largo plazo“. Además, ha añadido que los profesionales del hospital llevan casi dos años trabajando en el diseño de este proyecto en el que participan 15 especialistas de diferentes disciplinas.

No existe una solución definitiva contra la obesidad infantil

El responsable del servicio de Pediatría, Juan Luis Pérez, ha asegurado que aunque todavía no hay una solución definitiva contra esta enfermedad, el proyecto PInPO “sí es un programa específico contra la obesidad infantil” en Andalucía que “integra actuaciones que han sido efectivas en otros programas y que cuenta con la experiencia clínica e investigadora de los profesionales que lo impulsan”. En este sentido, para desarrollar esta iniciativa se ha tomado como base otro proyecto de iniciativa privada que desde hace años se desarrolla en Cataluña y con muy buenos resultados, según ha expuesto la pediatra Mercedes Gil-Campos, que ha incidido en la importancia de que tanto los padres como los niños estén convencidos y motivados para desarrollar el proyecto.

Gil-Campos también ha explicado que “PInPO es un programa asistencial y se prevé que sea también una fuente de investigación clínica ya que los datos que se obtendrán permitirán evaluar la efectividad de este tratamiento y realizar propuestas de mejora, así como cambios en el proceso de seguimiento para conseguir motivación, adherencia a hábitos de vida y evitar recaídas”.

En esta misma línea ha continuado el director científico del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic), Justo P. Castaño, quien ha dicho que “el estudio de la obesidad se ha convertido en una de las más importantes prioridades de investigación a nivel mundial porque la obesidad es una verdadera pandemia asociada a numerosas patologías”.

Etiquetas
stats