El pacto con Ciudadanos cambia el juego de las mayorías en Capitulares

Pedro García saludando a concejales del PP | MADERO CUBERO
La formación naranja vota a favor de los presupuestos del cogobierno, que de esta manera dependen un poco menos de Ganemos

El pacto que el cogobierno de PSOE e IU firmó el lunes con Ciudadanos ha cambiado muchas cosas en el Ayuntamiento de Córdoba. La más importante: el juego de mayorías en el Pleno. Hasta ahora, la política en Capitulares respondía a dos bloques bien diferenciados que, encima, se sientan uno enfrente del otro. Por un lado, el cogobierno de PSOE e IU necesitaba siempre los votos de Ganemos. Enfrente tenía al PP, Ciudadanos y UCOR, que rechazaban gran parte de sus iniciativas.

Pero ayer todo cambió. El voto favorable de Ciudadanos ha alterado profundamente el juego de las mayorías en Capitulares, que hasta ahora dependían exclusivamente de Ganemos. La formación naranja ha decidido apoyar al equipo de gobierno en la votación más importante del año: la aprobación de los presupuestos municipales. Lo hace después de que no le diera su visto bueno al proyecto de ordenanzas fiscales. Su cambio de postura no sentó bien ni en el PP, que aseguró que era una “posición veleta”, ni en Ganemos, molestos por “habernos enterado por la prensa” de “esta foto histórica”, expresó el concejal Alberto de los Ríos, que instó a los periodistas a “leer entre líneas” lo que había querido decir.

El cambio es un balón de oxígeno notable para el cogobierno. Para empezar, en la sesión de ayer al PSOE le faltó una concejala, María José Moros. En el Pleno anterior necesitó el voto de calidad de la alcaldesa para deshacer los empates que se generaban con la política de votos en bloque. PP, Ciudadanos y UCOR estaban en contra de lo que proponían PSOE, IU y Ganemos casi por sistema. Y si faltaba un concejal, había que desempatar con eso que gusta tampoco a los alcaldes como es el voto de calidad.

Ahora, si Ciudadanos en lugar de votar en contra decide abstenerse cambiará, y mucho, las decisiones del Pleno del Ayuntamiento. Para empezar, Ganemos dejará de ser tan imprescindible. Si los 11 concejales del cogobierno no logran su apoyo, necesitarán de la abstención de Ciudadanos y UCOR para sacar adelante alguna medida, confiando siempre en algo que Ganemos evitará hacer por encima de todas las cosas: votar lo mismo que el PP.

No es esta la intención del equipo de gobierno, más pendiente en sumar el mayor número de apoyos posibles a su medida, intentar quitarse la pátina de radicales y visibilizar una imagen: aislar al PP.

Ciudadanos ha entendido la jugada que se está dirimiendo también en Madrid: necesitan presentarse como un partido de centro, equilibrado, que da tanto a izquierda como a derecha. También que tenía que dejar de parecer una muleta del PP, que es quien lleva la iniciativa en la oposición en el Ayuntamiento. Un nuevo juego de mayorías acaba de estrenarse en Capitulares.

Etiquetas
stats