Un nuevo centro social hecho de buenas ideas

.
La Fundación Prolibertas presenta su proyecto para ampliar el comedor de los Trinitarios y ofrecer un servicio de atención integral a los cientos de personas que cada año acuden a él en busca de ayuda

Como punto de partida, un solar de 1.200 metros cuadrados. El objetivo: construir un nuevo centro social que amplíe tanto la capacidad como la asistencia que cada día presta el comedor social de los Trinitarios a los más necesitados. ¿El dinero? Hay que buscar y pensar una fórmula de financiación. ¿El diseño? Luminoso, con un patio de entrada en el que recibir a sus usuarios, que ahora esperan en la calle a que se abra la puerta de chapa del comedor. ¿La capacidad? El doble que ahora, debe tener un mínimo 100 plazas ¿Las instalaciones? Muchas más duchas (ahora hay 5) una cocina en condiciones (están cocinando con sólo dos fogones), espacios para almacenaje, vestuarios, despachos, zonas de trabajo...

Pero el proyecto que puso ayer en común la Fundación Prolibertas en el foro Social Lab de Cajasur va mucho más allá y prevé ofrecer una asistencia integral a las personas que tengan que acudir a él a causa de la crisis. Atención social y psicológica, talleres de inserción laboral, educativo, apoyo psicológico, acogida temporal, formación... Estos son los puntos de partida de un proyecto que ayer se puso encima de la mesa y que espera las aportaciones de todo aquel que quiera realizarlas, no en vano hay que pensarlo todo. “Pensamos en la crisis como una oportunidad para el cambio en el enfoque de nuestra labor”, señaló uno de los responsables de Prolibertas.

Cifras preocupantes

La idea de un nuevo centro social nació en el año 2009, pero la falta de entendimiento entre las administraciones hizo que el proyecto se aparcara. Ahora renace en un escenario muy complicado y en el que también ha cambiado el perfil del usuario del comedor social. “La cifra de españoles ya iguala a la de extranjeros, cada vez nos encontramos a más familias y el número de usuarios sigue en cifras muy elevadas; este año ya superamos el millar”. Nuevos usuarios, nuevas realidades y nuevos problemas que ponen de manifiesto que las actuales instalaciones se han quedado pequeñas, obsoletas y, en muchas ocasiones, desbordadas por la demanda.

Ante esto se retoma la idea del centro social que ocuparía un solar anexo a las actuales instalaciones y que ahora debe ser repensado, de las administraciones se espera poco, para conseguir un nuevos espacio social autofinanciado, sostenible y que emplee la creatividad para fomentar la intervención e integración social. Se aceptan surgerencias.

Etiquetas
stats