Una nave del Parque Joyero era un laboratorio de drogas

.
La operación policial “Tiovivo” se ha desarrollado en cuatro fases en Córdoba y Fuengirola | La red se dedicaba a la venta de cocaína, hachís y drogas de diseño | Hay 21 detenidos y 13 registros domiciliarios

La Policía Nacional culminó el pasado día 19 de mayo la operación “Tiovivo”, en la que se ha detenido a 21 personas, de edades comprendidas entre los 30 y los 63 años, en las provincias de Córdoba y Málaga como presuntas autoras de sendos delitos contra la salud. Junto a esto, se han efectuado 13 registros domiciliarios en los que se han incautado sustancias estupefacientes, en concreto cocaína y hachís, así como sustancias anabolizantes y esteroides a personas relacionadas con el mundo del deporte y que se comercializaban sin ningún control sanitario. En el operativo se ha descubierto que una nave del Parque Joyero de Córdoba se estaba usando, presuntamente, como laboratorio para la fabricación de droga.

Las investigaciones comenzaron el pasado año y se han concretado en los últimos tres meses. Los investigadores especializados en la lucha contra el tráfico de drogas detectaron la posible existencia, en la ciudad de Córdoba, de un entramado delictivo dedicado a adquirir importantes cantidades de cocaína, que posteriormente adulterarían para obtener mayores beneficios en su venta a pequeños y medianos traficantes de la capital y de la provincia. Junto a esto, los miembros de esta organización, que estaría perfectamente estructurada y jererquizada, se  dedicaban a distribuir anabolizantes y esteroides.

Por ello, y tras establecer los investigadores varios dispositivos policiales se logra interceptar y detener, el 28 de marzo del presente año, a los dos primeros miembros de la organización cuando entraban en la ciudad de Córdoba, a bordo de un turismo, procedentes de Fuengirola (Málaga), lugar donde había 35,5 kilos de hachís, envasados al vacío y distribuido en planchas, bellotas y tabletas. Como consecuencia de esta detención, los agentes solicitaron a la autoridad judicial, los correspondientes mandamientos de entrada y registro para tres domicilios cordobeses, logrando intervenir 1,2 kilos gramos de MDMA (éxtasis), 54 gramos cocaína y 130 gramos de sustancias para adulterar la cocaína, así como anabolizantes y esteroides y diversos efectos relacionados con el tráfico de drogas.

Un laboratorio y un negocio para el blanqueo

Tras este primer golpe, la investigación se trasladó a Fuengirola (Málaga), donde se localizó el domicilio en el que procedía al embalaje y almacenamiento del hachís intervenido en la primera fase, lo que activó la segunda y tercera fase de la operación. Una de ellas se desarrolló en Fuengirola (Málaga) y otra en Córdoba, que se concretó el pasado 9 de abril con el arresto de una persona en Córdoba y tres en Fuengirola, donde se intervinieron otros nueve kilos de hachís, 8.750 coronas suecas, así como una máquina envasadora al vacío y multitud de bolsas de plástico, con la que envasaban el hachís para evitar que fuese detectado por perros adiestrados.

Como colofón a la presente operación, el pasado día 19 de mayo los investigadores procedieron a solicitar a la autoridad judicial la ejecución simultánea de seis registros domiciliarios, practicándose igualmente de oficio dos registros más en dos inmuebles, uno una tienda de compra y venta de vehículos de ocasión que la organización tenia en un polígono industrial de Córdoba, para blanquear los beneficios obtenidos por la venta de las sustancias estupefacientes, y otro una nave ubicada en el Parque Joyero de Córdoba, utilizada, presuntamente, como laboratorio para el corte y adulteración de las sustancias estupefacientes.

Fruto de los registros practicados se intervinieron 935 gramos de cocaína, anabolizantes y esteroides, más de 3.000 euros en efectivo, una escopeta de cañones paralelos, munición, y otros útiles necesarios para la actividad delictiva de la organización, siendo detenidas un total de 15 personas más, entre las que se encontraban dos vigilantes de seguridad en activo, uno de los cuales incluso llegó a dispensar droga mientras se encontraba en su puesto de trabajo, con total desconocimiento de sus empleadores.

Etiquetas
stats