La naturaleza desvelada

Exposición Re-velados en la Fundación Gala | MADERO CUBERO
La exposición '[Re] velados' de Jordi Comas se exhibe en la Fundación Gala dentro de la Sección Paralela

Hay pintores del aire. Velázquez lo logró. Las Meninas es pura atmósfera congelada del siglo XVII de la que asoma la realeza. Casi su olor. El frío de la estancia. Una ligera humedad, tal vez. Como la que respiraba El perro semi hundido de Goya. Un can en la playa, respirando la brisa y la arena. La misma que se respira todavía en los cuadros de Turner, plasmados aquellos mismos años de la primera mitad del XIX al otro lado del Canal de la Mancha. Pintores del aire. Retratistas de la nada. Hay que tener un don para acariciar lo que no se puede tocar y plasmarlo en una superficie plana. Jordi Comas lo tiene. Y su oxígeno helado de las mañanas de niebla y escarcha llena la sala de columnas de la Fundación Antonio Gala, donde se exhibe [Re] velados, dentro de la Bienal de Fotografía.

Existe una temática que persigue a los artistas plásticos y fotógrafos los últimos años. Una corriente que se esconde en paisajes abiertos difíciles de identificar, que cuentan con huellas de la presencia humana pero en la que no suelen aparecer personas. Son los no-lugares. Aquellas vistas que nos acompañan cuando el tren abandona la estación y la ciudad pasa a ser otra cosa; cuando los coches pasan veloces por carreteras sin destino, dejando a un lado el rastro una existencia. Estructuras decrépitas, torres de alta tensión. Cultivos. Y niebla. Mucha niebla. Y escarcha. Y frío. Y esa sensación congelada está presente en cada una de las imágenes congeladas de [Re] velados. Una niebla que matiza las imágenes, juega con las figura, las templa en metal y las hace caso invisibles.

Cuenta el autor en la hoja de sala que el trabajo [Re] velados (2012-2014) consiste en "re-conocer un paisaje concreto: la plana de Vic, dónde el clima tiene una gran importancia". "La niebla ocupa buena parte de la temporada de invierno otorgando unas características específicas de humedad que condiciona su principal actividad económica y el carácter de sus gentes. Muchos días la niebla no desaparece en todo el día, pero en otros la niebla retrocede dejando al descubierto el paisaje agrícola de la zona", señala.

Eligiendo al azar un lugar, el proyecto documenta el sutil y gradual proceso de Re-velado del paisaje, introduciendo en la obra el carácter fortuito y contingente propio de la fotografía. La dualidad de las fotografías presentadas, entre lo revelado y lo velado, refuerza una visión de la realidad entre onírica y abstracta, reflejando el misterio del paisaje i la ansiedad propia de los habitantes del lugar.

Autodidacta, potencia la fotografía cómo lenguaje artístico desde 2010, realizando talleres con Chema Madoz y Manel Esclusa. Ha estado premiado en Photoactitudes-La fàbrica (Madrid) y seleccionado en Descubrimientos Photoespaña 2014. Ha expuesto en la V Bienal de fotografía de Vic, el "Festival Mirades" de Torroella de Montgrí (Girona), el Present Art contemporary de Milan, la galería "la salita" de Gijón, el Casino de Vic i el Festival Fine-art 2015 de Igualada.

Etiquetas
stats