Multas de hasta 900 euros por ensuciar la calle

Un joven recoge los excrementos de sus perros en un parque | MADERO CUBERO
La Junta de Gobierno Local aprueba la nueva ordenanza de higiene urbana, que actualiza la anterior, de hace 20 años | El documento prevé crear cuartos privados de basura en el casco histórico para eliminar contenedores de las calles

Hasta ahora, las sanciones de carácter leve por incumplir la ordenanza de higiene urbana oscilaban entre los seis y los 90 euros. En cuanto entre en vigor la nueva ordenanza, que actualiza la anterior de hace 20 años, el Ayuntamiento prevé que las sanciones oscilen entre los cero y los 900 euros, según han informado esta mañana en rueda de prensa los concejales Miguel Ángel Torrico y Rafael Jaén.

¿Y qué es una infracción leve de la ordenanza de higiene urbana? Pues prácticamente todo lo que tenga que ver con ensuciar la calle: escupir un chicle a la vía pública, arrojar papeles fuera de las papeleras o no recoger los excrementos de las mascotas (incluso orinar en la calle). La sanción podrá alcanzar los 900 euros si el instructor de la misma (el Policía Local que observe este comportamiento incívico) así lo aprecia. El instructor será el encargado de valorar el importe concreto de la multa, según informó Torrico.

La nueva ordenanza ha sido aprobada hoy provisionalmente por la Junta de Gobierno Local. Ahora se abre un plazo de alegaciones antes de que se apruebe definitivamente y entre en vigor. Torrico explicó que la ordenanza y su régimen sancionador está prácticamente calcado de la normativa autonómica y estatal sobre higiene urbana, que contempla fuertes sanciones a este tipo de comportamientos incívicos.

Entre las faltas leves también está hurgar dentro de los contenedores y sacar su interior fuera. Esta medida es polémica ya que algunos colectivos consideran que se sanciona a gente sin recursos que busca algo de comida en los contenedores. Torrico justificó la medida en que “la comida que se deposita en un contenedor ya es basura”, que se pone en riesgo la salud pública y que la manipulación de contenedores conlleva riesgos para las personas que lo hacen.

La nueva ordenanza también prevé un régimen sancionador para las faltas graves y las muy graves, con multas muy elevadas. Así, las faltas graves irán desde los 900 euros hasta los 45.000. Una falta grave es la acumulación de varias faltas leves (una persona reincidente que no recoge los excrementos de sus mascotas, por ejemplo) o el depósito de residuos a gran escala pero que no conlleva riesgo para la salud pública (escombros). Mientras, una falta muy grave prevé una sanción de entre 45.000 hasta 1,75 millones de euros. En este caso, se trataría de depósitos de residuos que sí suponen un riesgo para la salud pública o la acumulación de varias faltas graves.

Por otra parte, una de las grandes novedades de la ordenanza de higiene urbana es la regulación de cuartos de basura y ecoparques. En concreto, el Ayuntamiento permitirá la construcción de cuartos de basura privados en el casco histórico, con el objetivo de ir eliminando de manera progresiva los contenedores de las calles. Estos cuartos de basura se podrán instalar en locales de nueva construcción (como restaurantes u hoteles) o comunidades de vecinos. También se prevén este tipo de instalaciones en los polígonos industriales.

Etiquetas
stats