Muere un preso tras atragantarse con una magdalena

El suceso se produjo el lunes en el módulo de enfermería y la autopsia ha determinado la asfixia como causa del fallecimiento

Una muerte de mala suerte. Un hombre de 57 años, M.M.C., que cumplía condena en la prisión provincial de Alcolea, al parecer por un robo en un supermercado, falleció el pasado lunes en el módulo de enfermería del centro penitenciario después de sufrir un atragantamiento en el desayuno, posiblemente al comer un producto de bollería industrial, en concreto con una magdalena. Otras fuentes aluden a un trozo de miga de pan. Ambos alimentos forman parte del desayuno en el centro penitenciario cordobés.

Según confirmaron a este medio fuentes cercanas al caso, el fallecido se encontraba desde hacía tiempo en el módulo de enfermería del centro penitenciario, aproximadamente con otros cincuenta presos y bajo la supervisión de un funcionario que fue el que comunicó los hechos que, siempre según el testimonio de las fuentes consultadas, se encuentran en estos momentos bajo investigación por parte de la dirección de la prisión que ha iniciado una “información reservada”.

El módulo de enfermería de la prisión es el lugar en el que quedan recluidos los presos con enfermedades terminales o aquellos que poseen serias limitaciones para estar en un módulo de presos comunes. En el caso del fallecido, las fuentes consultadas aluden a problemas de movilidad que también le afectaba a una de sus manos. Además, esta persona carecía de dentadura y “comía siempre con mucha ansiedad”. 

Las mismas fuentes señalaron que el pasado martes los forenses del Instituto de Medicina Legal practicaron la autopsia al cadáver, que determinó la asfixia como causa del fallecimiento. Las diligencias judiciales obran en poder del juzgado de guardia de la capital cordobesa.

Etiquetas
stats