Madres y padres llevan 'Halloween' al colegio Mirasierra con un particular pasaje del terror

Pasaje del terror del Colegio Mirasierra creado por Halloween | MADERO CUBERO

Las madres y padres del colegio Mirasierra, ubicado en Parque Azahara, luchan cada día para darle actividad y atractivo a un centro que sufre el envejecimiento de la población, muy acuciante en esta zona. Esto está provocando que, como en otros colegios, el de Mirasierra vaya perdiendo alumnos poco a poco. No obstante, las familias buscan cualquier acontecimiento para darlo a conocer y que más menores acudan a sus aulas.

La celebración de Halloween ha sido el evento perfecto para presentar una propuesta que abra el colegio al barrio y a las zonas periféricas. La idea de la Asociación de Madres y Padres (AMPA) del centro fue más allá de la actividad realizada el pasado año o de sus tradicionales concursos de tartas terroríficas y consistió en realizar todo un pasaje del terror, recreando diferentes escenas de películas.

Durante más de dos semanas, un total de siete personas han estado trabajando a destajo para que ningún detalle se quedara atrás. Partieron de una premisa: realizar una actividad económica, aunque no por ello insignificante, y con enormes cantidades de productos reciclados. Tal y como cuenta a este periódico una de las madres implicadas en este proyecto, Paqui González, el desembolso total ha sido "de unos 30 euros" ya que las familias han ido aportando bolsas de basura, cartones de leche y hojas de los árboles.

De los tres edificios con los que cuenta el centro, el pasaje del terror está ubicado en uno de ellos. A partir de las 17:00 de este jueves, todo el que cruce el zaguán se encontrará a un monje que le dará la bienvenida, invitándole a pasar a un cementerio. Allí podrá ver  la tumba de Drácula y una gran cantidad de nichos y panteones familiares. De los ataúdes saldrán multitud de sorpresas, algunas más vivas que otras.

El paseo continuará en el pasaje de la niña del pozo, con un decorado muy trabajado ya que todas las hojas de los suelos y las paredes han sido pegadas a mano y una a una. Esta estancia llevará a otra habitación en la que habrá un payaso diabólico que hará de las suyas a todos los visitantes, que huirán hacia otra estancia no menos agradable: la habitación de la niña de la película El exorcista; todo un clásico en el mundo del terror pero que sigue arrancando gritos. El pasaje finalizará con una escena de la película Hansel y Gretel en la que dos alumnos permanecerán en una pequeña cárcel de la que intentarán huir.

Aunque la apertura al público será este jueves hasta las 20:00, la comunidad educativa del centro sí pudo disfrutar del pasaje del terror el pasado lunes, toda una experiencia tanto para niños y padres "que entraban, salían y volvían a acceder", concluye González. Eso sí, con algún susto en el cuerpo debido, además, a la música y a la luz que han preparado para la ocasión.

Etiquetas
stats