Luz de junio, luz de Corpus

Procesión del Corpus Christi por los alrededores de la Mezquita Catedral | MADERO CUBERO

El cielo empieza a languidecer. La tarde poco a poco abre la puerta a la noche. Pero a esa hora todavía es intenso el calor. Atrás quedan los días de temperaturas livianas. El verano ya marca a la ciudad. También en la jornada en que los cristianos celebran en torno a Jesús Sacramentado. De ahí que los termómetros cayeran en cierto modo en el olvido en el Patio de los Naranjos y las calles aledañas a la Mezquita Catedral, un escenario éste que un año más acogiera la procesión del Corpus Christi. Una salida en la que resplandeciera de nuevo, como es habitual, la valiosa custodia de Arfe y fueran muchos, como es tradición también, los altares en el corazón de Córdoba.

Luz de junio es lo que hubo este domingo, una vez más, en la Mezquita Catedral y su entorno. La festividad arrancó en realidad días atrás, en los que el primer templo de la diócesis albergó el triduo en honor al Santísimo. Pero alcanzó su cénit en esta jornada, en la que el principal monumento de la ciudad fue centro de la fe cordobesa. Sobre las siete de la tarde, comenzó la solemne eucaristía presidida por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández. El acto litúrgico se prolongó hasta las ocho, aproximadamente. Un cuarto de hora después estaba previsto, tal y como informó la Agrupación de Cofradías con anterioridad, el inicio de la salida procesional.

Fue bastante después cuando la luz del Corpus alumbró el Patio de los Naranjos. Eran centenares los fieles que aguardaban en el espacio abierto de la Mezquita Catedral el momento en que la custodia de Arfe, sobre paso, cruzara la Puerta de las Palmas. El Santísimo lo hizo con un amplio cortejo por delante. Las hermandades se volcaron, como hacen siempre, con la festividad de Jesús Sacramentado y con la posterior procesión. El recorrido fue idéntico al de los últimos años, con salida por la Puerta del Perdón y rodeo al primer templo de la diócesis por Cardenal Herrero y Magistral González Francés. Numerosos altares se levantaban por el trazado, con el principal en la plaza del Triunfo. Allí tuvo lugar la Adoración.

Etiquetas
stats