El Ejército aprieta a las administraciones por los plazos de la base logística

Visita de las autoridades a los terrenos de La Rinconada donde se instalará la base logística del Ejército de Tierra en el término de Córdoba

Los tiempos de los militares no suelen coincidir con los de las administraciones. El Ejército de Tierra ha avanzado esta semana el cronograma de lo que espera de las administraciones durante los próximos años para lograr que en el año 2026 comience a estar operativa la base logística en Córdoba, en el futuro polígono industrial de La Rinconada.

El general de brigada Enrique Ruiz, jefe de Centros Logísticos del Ejército, quiere que después del verano de este año la titularidad del suelo sea del Ministerio de Defensa, para poder ir cumpliendo con los plazos. Esta semana, el militar ha participado en un taller sobre la base logística celebrado en la Universidad Politécnica de Madrid, al que acudió para afinar en el perfil laboral que necesitará el Ejército en Córdoba.

Enrique Ruiz insistió en que para el Ejército es clave tener la titularidad de los terrenos a final de verano. También disponer del dinero comprometido por las administraciones. Lo primero no depende exclusivamente de las administraciones. El dinero, sí.

En cuanto al suelo, el gran problema que tiene La Rinconada es que debe superar aún varios trámites urbanísticos. El polígono industrial quedó pendiente de aprobación definitiva en 2011. Desde entonces, ha cambiado la normativa y hay que actualizarla. Mientras, el Ejército puede disponer de la parcela, pero antes hay que agrupar las actuales en una sola. Y eso es algo que debe aprobar la Gerencia Municipal de Urbanismo pero que sobre todo depende de la rapidez y agilidad del Registro de la Propiedad.

Después, para comenzar las obras sí que deberá estar listo todo el trámite administrativo. La Gerencia no podrá dar licencia para comenzar los trabajos hasta que no se haya culminado el proyecto de reparcelación y la posterior urbanización de la zona. El Ejército pretende construir ya un cerramiento a la parcela, una vez que ostente la titularidad del suelo. Para ello ha reservado una partida de 3,5 millones de euros. Construir la valla también dependerá de la autorización de la Gerencia Municipal de Urbanismo. Habrá que ver si se necesita, o no, tener culminado el proyecto de urbanización. O si por el contrario se puede hacer un cerramiento similar al de una finca agrícola de manera provisional.

Gran parte de la financiación de las administraciones se dedicará al proyecto de urbanización, que es clave. El general calculó en 18 millones de euros el presupuesto necesario para ejecutarlo, al que habría que sumar los 3,5 millones del cerramiento de la parcela. El alcalde, José María Bellido, ya ha anunciado que pretende firmar este mes de febrero el convenio económico con Defensa. Así, el Ayuntamiento de Córdoba librará 25 millones de euros, que Defensa reservará para financiar estos trabajos. La Junta de Andalucía se ha comprometido a aportar 100 millones de euros para todo el proyecto. Esta semana, el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, ha anunciado que para 2022 se ha dado orden de librar los primeros ocho millones de euros.

Es decir, Defensa podrá disponer de 33 millones de euros ya en 2022 para iniciar los primeros trabajos, mientras aprietan los trámites urbanísticos, que debe acelerar la Gerencia, aunque no solo. Urbanismo necesita en este caso que los informes solicitados a todas las administraciones lleguen pronto, que no haya problemas durante los periodos de alegación pública y un factor no menos importante, que no haya problemas con terceros que puedan retrasar el proyecto al acudir a los tribunales.

El Ejército de Tierra es muy expeditivo y sostiene que en 2026 la base logística tiene que comenzar a funcionar. Para ello, reclama poder iniciar los trabajos de construcción a lo largo del año 2023 como muy tarde. Por eso reclama que los plazos se vayan acelerando todo lo posible.

Etiquetas
stats