El día en el que el PP alabó al PSOE como "gran partido" y le dijo a Vox que "fue bonito mientras duró"

El alcalde, José María Bellido (PP), y la portavoz del PSOE, Isabel Ambrosio, en el Pleno.

1

El Pleno del Ayuntamiento de Córdoba celebraba este jueves la sesión en la que aprobaría el presupuesto municipal para 2021, con el que afrontar la respuesta a la crisis provocada por la pandemia de la Covid19 y, también, apostar por la ilusión que en medio de esta situación ha generado la designación de la capital cordobesa como sede de la base logística del Ejército de Tierra, con la creación de empleo y desarrollo que se prevé lleve aparejada.

La importancia de aprobar este presupuesto ha hecho que desde el gobierno local y, más concretamente, desde el PP que ostenta la delegación de Hacienda, se hayan desplegado todas las posibilidades de acuerdo con el resto de partidos políticos para que sumaran sus votos y posibilitaran que populares y Cs -en minoría en el Salón de Plenos- sacaran adelante el documento económico. Y en esas maniobras por conseguir apoyos o, al menos, no poner obstáculos, la tortilla se dio la vuelta y el PP encontró al PSOE cuando su socio prioritario, Vox, le dijo 'no'.

Por eso, en esa escenificación que es el Pleno de las posiciones de los grupos políticos, el teniente de alcalde de Hacienda, Salvador Fuentes, no dudó en alabar reiteradamente al PSOE por "su responsabilidad y altura de miras", calificándolo como "un gran partido, un partido de gobierno", para agradecer que los socialistas se abstuvieran y, gracias a ello, el presupuesto saliera adelante.

"Gracias al PSOE, hoy los presupuestos son una realidad y un futuro muy esperanzador para Córdoba", llegaba a decir Fuentes, al que no le dolía en prendas escenificar ese agradecimiento por la abstención socialista, reiterando en varias ocasiones palabras de halago a su gesto. "El PSOE ha sabido actuar como un partido de gobierno" (...) "Si no llega a ser por el PSOE esto no sale adelante", decía tanto ante los medios de comunicación como en el transcurso del debate en el Pleno.

La abstención socialista se ha saldado con la incorporación en el documento de presupuestos de 13 millones en inversiones, desgranados en medidas que el grupo del PSOE planteó incorporar para negociar su voto. Y ante quien pudiera criticar su apoyo a la derecha en este momento, la portavoz socialista, Isabel Ambrosio, esgrimía que "gracias a la actitud responsable del PSOE, Córdoba va a tener presupuestos", habiendo sido "capaces de llegar a acuerdos por Córdoba. No estamos en este Pleno para practicar la política del no por el no, que no nos lleva a nada". Y advertía que su grupo "estará vigilante para que el acuerdo no se convierta en papel mojado", sin admitir que si el acuerdo no se cumple, no habrá manera de revertir ya el favor otorgado al gobierno municipal.

Precisamente el otro socio del gobierno municipal, Ciudadanos -en un segundo plano al llevar las riendas de la negociación de presupuestos los populares desde Hacienda-, arrimaba también el ascua a su sardina y se arrogaba que el acercamiento de dos partidos en las antípodas como PP y PSOE hubiera sido gracias a la formación naranja: "Si Ciudadanos no formara parte de este gobierno, ¿se hubiera dado la misma situación?", planteaba su portavoz, Isabel Albás.

Vox, IU y Podemos, fuera del 'idilio'

Y desde fuera de este idilio a tres bandas, Vox, por un lado, e IU y Podemos por otro. La formación de extrema derecha, socio natural de PP y Ciudadanos que posibilitó la investidura de José María Bellido (PP) como alcalde y la aprobación de los grandes asuntos hasta ahora -presupuestos del ejercicio anterior y ordenanzas fiscales incluidas hasta las de 2021-, ha dicho 'no' a dar su voto para aprobar el presupuesto municipal de este año.

Con la naturalidad de ser socio prioritario, Vox inició la negociación del presupuesto con el PP y llegaron a incorporarse enmiendas con medidas propuestas por esta formación, pero en febrero, el diálogo se torció y quedó encallado. Los ecos de la tensión en público de Vox y PP a nivel nacional -Con Casado renegando de Abascal en el Congreso- y a nivel andaluz -con la formación de extrema derecha amagando con retirar su apoyo a PP y Cs en la Junta-, tuvieron su reproducción a nivel local y Vox dijo que 'no es no'.

El alcalde y el propio Fuentes decían públicamente que seguirían llamando a la puerta de Vox, pero ya abrían otras vías de diálogo con el resto de partidos y fructificaba la negociación con el PSOE. Por eso, en la escenificación de este jueves de estas maniobras, el teniente de alcalde de Hacienda le decía a Vox que "fue bonito mientras duró, tengo su foto y sus recuerdos", en forma de propuestas incluidas en el presupuesto aprobado, pero aprobado gracias a los socialistas.

Una escenificación, que desde la bancada de la izquierda, no se acaban de creer y tanto IU como Podemos, apuestan por que el PP y Cs vuelvan a llamar a la puerta de "su socio natural" y pactar con Vox, mientras que creen que -como decía la concejala de Izquierda Unida, Amparo Pernichi-, el PSOE le ha hecho un gran favor a los populares y, con la aprobación de las cuentas de este año, las inversiones pendientes y los créditos pedidos a los bancos, la abstención de los socialistas le servirá de aquí al fin del mandato para sostener las cuentas del Ayuntamiento: "Lo que hacen es aprobar hoy con la abstención del PSOE unas cuentas que le van a llevar a ustedes en volandas hasta el 2023". El tiempo lo dirá.

Etiquetas
Publicado el
16 de abril de 2021 - 05:30 h
stats