Crónica de un Pleno ordinario extraordinario

David Dorado, en primer término, en el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba

El Pleno de diciembre en el Ayuntamiento de Córdoba se desarrolló este jueves en sesión ordinaria y, a la vez, ha sido el más extraordinario en toda la democracia por celebrarse con uno de los concejales acusado de tres delitos por la Policía Nacional, que lo detuvo este lunes y puso en libertad con cargos por cohecho, malversación de caudales públicos y pertenencia a grupo criminal. A la sesión plenaria ha asistido el propio concejal, David Dorado, ahora no adscrito y antes teniente de alcalde de Infraestructuras, área en la que se investiga un presunto fraude en contratos municipales por lo que hasta ahora hay imputadas dos personas y esta semana fueron arrestados por la Policía el propio edil y doce empresarios.

Más allá de la investigación policial y judicial, los grupos políticos acudían al Pleno poniendo el foco en la responsabilidad política que pudiera derivarse de este asunto. Desde que se produjera la detención de Dorado el lunes pasado, los grupos del gobierno -PP y Cs- han pedido que deje su acta de concejal, y los grupos de la oposición han sumado a esta petición la de explicaciones y responsabilidades políticas del alcalde, José María Bellido. Estas reclamaciones se repitieron este jueves por parte de los partidos antes del Pleno, ante los medios de comunicación, aunque la mayoría no lo hizo después en el Salón de Plenos.

Dorado defendió su inocencia

A ese Salón de Plenos acudió David Dorado para ocupar su asiento y expresar, con su presencia y verbalmente, la defensa de su inocencia. “Quiero manifestar enérgicamente que soy inocente, por eso estoy aquí, no pienso dimitir, soy inocente y no tengo nada que ocultar”, dijo en el turno de ruegos en una breve intervención.

Y en ese turno de ruegos dio pie así a que los grupos políticos aludieran al caso que ha sacudido al Ayuntamiento en los últimos días, después de una investigación en Fiscalía, en el propio Consistorio y en los juzgados de año y medio ya.

Eso hizo Podemos, por boca de su portavoz, Cristina Pedrajas, que pidió “responsabilidades a la máxima representación del gobierno que es el alcalde” porque, a su juicio, “lo que se ha permitido que ocurra durante mucho tiempo aquí es de extrema gravedad”. Y en esa línea reclamó explicaciones a Bellido.

Y como ruego que era, el propio alcalde quiso responder directamente y repitió los argumentos que poco antes del Pleno había dado ante la prensa: no va a dimitir porque entiende que ha actuado con “transparencia y diligencia” en la toma de decisiones desde que saltaron las primeras alarmas por el presunto fraude en contratos del área de Infraestructuras. Esas decisiones -argumenta Bellido-, pasaron por el cese en sus competencias de David Dorado, por la colaboración con la Policía y el juzgado, y por el establecimiento de mayores controles en los contratos y facturas del área de Infraestructuras. Es más, José María Bellido expuso que se siente “reforzado por las decisiones policiales que amparan las decisiones que he tomado” en este tiempo sobre este asunto.

Luego, llegó el turno de ruegos y preguntas del resto de los grupos y, ya sea porque con la anterior intervención del alcalde se daban por contestados o por otro motivo, solo se tocó de pasada la situación de Dorado y el 'caso Infraestructuras'. En el caso de Vox, que antes del Pleno aseguraba que se abordaría “la detención de un concejal hasta hace poco miembro del gobierno municipal de Bellido”, dirigió sus preguntas hacia la situación de la concejala María Luisa Gómez Calero como parte del grupo de Ciudadanos pero fuera de ese partido.

PSOE e IU preguntaron por el mantenimiento del pacto de gobierno de PP y Cs

Llegado el turno de Izquierda Unida, su portavoz Pedro García se refirió a lo acontecido con Dorado para dirigirse al alcalde y preguntar “¿qué tiene que pasar para que se rompa un pacto de gobierno con Ciudadanos?”. Una cuestión sobre la que también preguntó el PSOE, con su portavoz José Antonio Romero: “¿Va a romper el acuerdo con Ciudadanos?”, inquirió directamente a Bellido, que contestó señalando que “la situación actual es que el partido Ciudadanos ha roto con el señor Dorado, ha asumido esa responsabilidad”. Aunque el propio David Dorado, por alusiones, quiso enmendarlo: “Ha sido el señor Dorado el que ha roto con Ciudadanos”, corrigió.

Fuera del Pleno, ante los medios de comunicación, tanto IU como PSOE dirigieron el foco hacia el alcalde, reclamando explicaciones. “La situación es bastante grave como para que el máximo responsable del gobierno dé la cara y explique qué ha pasado con quien hasta hace nada era parte del gobierno”, decía Pedro García. “El alcalde es el responsable político de todo lo que ha ocurrido en este Ayuntamiento en el último año”, espetaba el socialista José Antonio Romero. 

Pero dentro del Pleno poco más se habló de la situación de David Dorado y el 'caso Infraestructuras'. En la sesión ordinaria, se volvieron a tocar temas ordinarios y, junto a una docena de puntos del orden del día para aprobar el pago de facturas con reparos de Intervención, un proyecto para 'reverdecer' la Axerquía y ninguna moción de los grupos políticos, volvieron al Salón de Plenos preguntas sobre la falta de mantenimiento de los colegios, las placas solares para el casco histórico, el edificio de La Normal, el deterioro del centro cívico de El Higuerón, la instalación de una carpa en Caballerizas Reales o la inversión en el espectáculo del Alcázar.

La petición de responsabilidades políticas por el 'caso Infraestructuras' se había dirimido antes en la sala de prensa. Las respuestas de los aludidos, David Dorado y el alcalde, se dieron también en el Salón de Plenos. Y como vaticinaba un concejal del gobierno antes del inicio de la sesión plenaria: “Va a ser un Pleno tranquilo”.

Etiquetas
stats