La contaminación por ozono se vuelve a disparar en Córdoba

Estación de medición de la Asomadilla

Cinco días de la última semana, la situación del aire respirado en Córdoba capital ha sido "mala", según los tres observatorios que la Junta de Andalucía tiene instalados en la ciudad. El 7, el 9, el 10, el 11 y el 12 de junio han ofrecido unos valores muy altos para esta época del año, lo que ha hecho que aumente este contaminante, uno de los más perjudiciales para los ciudadanos que lo respiran a largo plazo.

Así, mientras que el nivel máximo legal de superación del umbral de contaminación es de 120 micro gramos por metro cúbico, en los últimos días estas dos estaciones han ofrecido datos por encima de 130 micro gramos, llegando en algunos momentos a indicar umbrales de hasta 160 micro gramos.

Los efectos adversos sobre la salud de este contaminante se manifiestan como irritación en los ojos, superficies mucosas y pulmones y se relaciona con inflamaciones de las vías respiratorias, morbilidad y mortalidad y nacimientos prematuros, afectando fundamentalmente a personas con dificultades respiratorias, afectadas de asma, personas mayores y población infantil.

Las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire pasan por la reducción del tráfico motorizado disminuyendo la necesidad de movilidad con un urbanismo de proximidad y potenciando el transporte público y los medios no motorizados como la bicicleta o el tránsito peatonal; la reconversión ecológica del transporte interurbano desde la carretera a un ferrocarril convencional mejorado y socialmente accesible; el ahorro y la eficiencia energética; la recuperación de los estímulos para la generación eléctrica renovable, etc.

Según los observatorios del gobierno andaluz, solo los días 9 y 10 de junio mejoró la situación y la única estación que ofreció datos malos fue la de Lepanto. Este domingo, después de las tormentas del sábado, la situación también mejoró, pero se prevé nuevamente que la concentración sea alta a partir de este lunes, cuando aumente la radiación solar.

El gran problema de la capital y la provincia está en el ozono troposférico. El problema se da principalmente en verano y, curiosamente, en las afueras de la ciudad. La mezcla del calor con el tráfico provoca unas altas concentraciones de ozono que da los niveles más altos fuera de la ciudad precisamente. Ahí está el caso de la estación de medición de Villaharta, que en 2019 superó durante 78 días los valores máximos recomendados por la OMS en lo que a concentración de ozono se refiere. Es la concentración de ozono más alta y duradera de toda Andalucía.

Esta pasada semana, la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Córdoba aprobó el Plan de la Calidad del Aire de Córdoba, que ahora tiene que poner en marcha medidas para evitar situaciones como las de esta semana.

Etiquetas
Publicado el
14 de junio de 2021 - 06:00 h
stats