Se lía a golpes contra un escaparate y en el centro de salud tras pillarle robando una moto

Un vehículo de la Policía Nacional junto al hospital | ÁLEX GALLEGOS

La Policía Nacional ha detenido a un hombre al que presuntamente sorprendió intentando robar una moto eléctrica y que, con posterioridad, dio un manotazo a uno de los agentes y se lío a golpes con un escaparate, con el coche policial y con el mobiliario del centro de salud al que fue conducido buscando que se calmara.

Los hechos tuvieron lugar el pasado viernes. El detenido, que está en libertad con cargos y que está defendido por la abogada María del Mar Jiménez, comenzó a atraer la atención de la Policía desde las 6:20 del pasado viernes 19 de junio. A esa hora, los agentes recibieron una llamada que alertaba de que en la plaza del Medio día había un hombre con pantalón corto y camiseta blanca que estaba intentando robar una motocicleta. Sin embargo, una vez identificado, las dotaciones policiales no observan ninguna motocicleta con indicios de sustracción.

Posteriormente, a las 8:00 se recibe una nueva llamada en la que se informa de que el mismo hombre estaba en la cafetería Arahol, en la calle Puente Genil, amenazando de muerte al propietario del establecimiento. Antes de la llegada de los agentes, el detenido se había marchado a la plaza del Mediodía, donde finalmente es hallado por los agentes en las inmediaciones del mercado de Abastos, pillado in fraganti “manipulando una motocicleta eléctrica”, a la que había arrancando los cables con intención de hacerle un puente, según el atestado policial, facilitado a este periódico.

Este relata que, tras ser sorprendido, el detenido “insulta, amenaza de forma reiterada a los agentes y desobedece de forma activa los mandatos” de estos, llegando incluso “a darle un manotazo” a uno de los agentes, que estaba en ese momento hablando por teléfono, provocando la caída del terminal, cuya pantalla se fracturó por el golpe.

Además, cuando está siendo cacheado, el detenido comenzó a golpear el escaparate de una inmobiliaria hasta causar daños en el cristal, mientras que, ya dentro del coche policial, causó varios destrozos en la puerta del turismo al dar patadas, así como cabezazos en la mampara.

Dado su nerviosismo, los agentes llevaron al hombre a un centro médico, donde se lió a patadas con el mobiliario y mantuvo un comportamiento agresivo con la médica, por lo que tuvo que volver a ser reducido, esta vez por los agentes de seguridad privada, mientras se le administraba un tranquilizante.

Por estos hechos ha sido detenido y se le imputa un delito de robo en grado de tentativa, otro de atentado a la autoridad, otro de amenazas y otro de daños.

Etiquetas
stats