La Junta contesta al PP que no quiere “privilegios” ni en la Sinagoga ni en la Mezquita

Interior de la Sinagoga de Córdoba, gestionada por la Junta. | MADERO CUBERO
Los populares habían pedido un nuevo plan de usos en la Sinagoga para que pudiera acoger bodas judías

Esta mañana, en repuesta a la pregunta del Grupo Popular sobre la modificación y ampliación de los usos de la Sinagoga con el fin de convertirla en referencia para la comunidad judía nacional e internacional, el consejero de Cultura, Luciano Alonso, ha señalado que la prioridad de la Junta con el patrimonio histórico es “ponerlo en valor y a disposición y disfrute de toda la ciudadanía, sin distinciones ni privilegios de ninguna clase”. “Y en el caso de Córdoba, esta política no es sólo para el caso de la Sinagoga, sino para todos los monumentos, incluida la Mezquita”, ha añadido el titular de Cultura.

La parlamentaria del PP Rosario Alarcón había pedido al Gobierno andaluz “que aclare la postura de la Junta en lo referente a la modificación de usos” de la Sinagoga de Córdoba, para, como pretende el PP y también el sector turístico cordobés, se puedan celebrar en el histórico inmueble bodas por el rito judío, para atraer así a más turistas de esta religión.

El consejero ha argumentado que, como establece la Ley del Patrimonio Histórico, “la función del bien es la de ser adecuadamente usado por la colectividad, no por unos ciudadanos en particular”. Asimismo, ha subrayado que su régimen de protección singular exige que su uso sea compatible con sus valores históricos y arqueológicos. La potestad de tutela que la Consejería tiene sobre la Sinagoga le permite autorizar la visita pública, el acceso a investigadores y la organización de iniciativas culturales que contribuyan a su conocimiento y difusión, según ha explicado Alonso, “pero siempre que cada uno de esos usos no contrasten con sus valores”.

Luciano Alonso ha indicado así que la modificación en los usos que propone el Grupo Popular requeriría la aprobación de la condiciones para el otorgamiento de licencia de uso, someter su concesión a licitación y la autorización por el Consejo de Gobierno del correspondiente precio público. Además, y dado el “incuestionable” reconocimiento de la Sinagoga de Córdoba desde el punto de vista jurídico, cultural y turístico, el consejero ha manifestado que “no es necesario etiquetar un bien patrimonial de estas características con el reclamo” que sugiere el Grupo Popular.

No obstante, Alonso ha recordado que el anteproyecto de la futura ley andaluz de Mecenazgo, o Ley de Estímulo de la Actividad Cultural, recoge, entre otras medidas, la posibilidad de ampliar el uso de los bienes que están bajo el amparo de la Ley de Patrimonio Histórico Andaluz.“Estos nuevos usos que se estudian para este tipo de inmuebles tiene como finalidad la optimización de los recursos patrimoniales, pero respetando como hasta ahora la legislación vigente”, ha destacado el consejero.

PROYECTO DE OBRA Y CELEBRACIÓN DEL 700 ANIVERSARIO

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, ha informado en el Parlamento de que su departamento celebrará el 700 aniversario de la construcción de la Sinagoga de Córdoba con un amplio programa de actividades, como recitales de poesía, conciertos, conferencias, proyecciones cinematográficas, actos en centros educativos, exposiciones de documentos, etcétera, que girarán en torno a la cultura hebrea y a este monumento fundado en 1315.

En este programa de conmemoración, Alonso ha indicado que está prevista la participación de alumnos de la Escuela de Arte Dramático Miguel Salcedo y del Conservatorio Profesional de Música y Superior de Danza, de la Filmoteca de Andalucía, el Museo Arqueológico, la Biblioteca, las escuelas de arte, el Archivo, el Consorcio Escuela de Joyería de Córdoba..., “y tantos otros que quieran sumarse”.

Asimismo, el consejero ha anunciado que la Junta iniciará en junio, entre otras actuaciones, “un importante trabajo” de restauración de las yeserías de este Bien de Interés Cultural que es el monumento más visitado de la ciudad de Córdoba tras la Mezquita. La obras tendrán una duración aproximada de dos meses y la inversión rondará los 60.000 euros.

Por otro lado, y en repuesta a la pregunta del Grupo Popular sobre la modificación y ampliación de los usos de la Sinagoga con el fin de convertirla en referencia para la comunidad judía nacional e internacional, Luciano Alonso ha señalado que la prioridad de la Junta con el patrimonio histórico es “ponerlo en valor y a disposición y disfrute de toda la ciudadanía, sin distinciones ni privilegios de ninguna clase”.

“Y en el caso de Córdoba, esta política no es sólo para el caso de la Sinagoga, sino para todos los monumentos, incluida la Mezquita”, ha añadido el titular de Cultura.

El consejero ha argumentado que, como establece la Ley del Patrimonio Histórico, “la función del bien es la de ser adecuadamente usado por la colectividad, no por unos ciudadanos en particular”. Asimismo, ha subrayado que su régimen de protección singular exige que su uso sea compatible con sus valores históricos y arqueológicos.

La potestad de tutela que la Consejería tiene sobre la Sinagoga le permite autorizar la visita pública, el acceso a investigadores y la organización de iniciativas culturales que contribuyan a su conocimiento y difusión, según ha explicado Alonso, “pero siempre que cada uno de esos usos no contrasten con sus valores”.

Luciano Alonso ha indicado así que la modificación en los usos que propone el Grupo Popular requeriría la aprobación de la condiciones para el otorgamiento de licencia de uso, someter su concesión a licitación y la autorización por el Consejo de Gobierno del correspondiente precio público.

Además, y dado el “incuestionable” reconocimiento de la Sinagoga de Córdoba desde el punto de vista jurídico, cultural y turístico, el consejero ha manifestado que “no es necesario etiquetar un bien patrimonial de estas características con el reclamo” que sugiere el Grupo Popular.

No obstante, Alonso ha recordado que el anteproyecto de la futura ley andaluz de Mecenazgo, o Ley de Estímulo de la Actividad Cultural, recoge, entre otras medidas, la posibilidad de ampliar el uso de los bienes que están bajo el amparo de la Ley de Patrimonio Histórico Andaluz.“Estos nuevos usos que se estudian para este tipo de inmuebles tiene como finalidad la optimización de los recursos patrimoniales, pero respetando como hasta ahora la legislación vigente”, ha destacado el consejero.

Etiquetas
stats