#HÉROES SIN CAPA | Mayorista: “Piensas más en no contagiar que en que no te contagien”

Francisco Mengual, mayorista.

La suya es quizá una de esas profesiones que, habitualmente, pasa desapercibida. No deja de suceder en las últimas semanas, en las que el primer pensamiento está en los trabajadores sanitarios o de seguridad. Claro está que la primera línea de fuego, si se admite el símil bélico, la ocupan médicos o policías. Pero es igualmente cierto que la función que desempeñan personas como él resulta también esencial. Más si cabe en una situación tan compleja como la actual, con España en estado de alarma de varias semanas a esta parte con motivo de la pandemia de Covid-19. De entrada, Francisco Mengual y muchos otros permiten que toda la población pueda seguir abastecida en los supermercados o en las tiendas de barrio. Y esto no es poco, más bien al contrario.

Propietario de Frutas Mengual, Francisco es mayorista y mantiene su actividad en un período en que la inmensa mayoría de la ciudadanía permanece en confinamiento. Es lógico pues su cometido social es uno de los comprendidos como básicos. De ahí que afronte el día a día como si nada hubiera cambiado. Aunque en realidad sí que existen variaciones. “Cuesta pero… Al principio creíamos que era una gripe pero con lo que estamos viendo cambias el chip. Te auto proteges pero piensas más en no contagiar que en que no te contagien”, afirma este héroe sin capa sobre la necesidad de tomar medidas preventivas durante su jornada laboral. “Lo hacemos lo mejor posible. Con el material tenemos alguna dificultad para conseguirlo pero tenemos”, añade.

“Lo llevamos lo mejor que podemos”, admite Francisco Mengual, cuya rutina es acudir en torno a las tres de la madrugada a Mercacórdoba. En el gran mercado se encuentra casi doce horas cada día para que la cadena de transmisión alimenticia continúe sin problemas. El mayorista es, cabe recordar, el enlace entre el productor -en este caso los agricultores- y el vendedor. Por tanto, su tarea es indispensable para la ciudadanía. Pese a dicha circunstancia y que en la actualidad él y sus compañeros trabajan dentro de una realidad sanitaria complicada asegura que no hay la más mínima heroicidad en su cotidianidad. “No nos consideramos héroes, ejercemos nuestro trabajo. Queremos que pase desapercibido como durante todo el año”, señala en este sentido.

De esta forma, prefiere otorgar mérito a otras personas. Son los más pequeños pues a su edad tienen que combatir contra el aburrimiento en sus casas, sin colegio y, todavía peor, sin opción de salir a la calle. “Simplemente hacemos nuestra labor. A los que sí considero héroes son los niños porque eso de estar encerrados es difícil”, indica. Por si fuera poco, Francisco Mengual confiesa que los mayoristas tienen la sensación, al menos a él le ocurre, de ser en cierto modo unos privilegiados por aquello de seguir con su vida normal -hasta cierto punto- mientras la mayoría no puede hacerlo. De igual modo porque no se ven obligados a realizar ningún tipo de regulación de empleo. “Nos sentimos afortunadísimos de poder seguir con nuestras empresas y nuestros trabajadores, sin hacerles ningún ERTE ni nada”, resalta.

Sin problemas de abastecimiento

Aun cuando Francisco Mengual muestra una confianza absoluta en la seguridad con la que desempeñan su labor en Mercacórdoba, por ejemplo, siempre queda la duda. ¿No percibe temor alguno a la hora del contacto entre compañeros? “Creo que no lo hay. En el ambiente no se vive, o no lo exteriorizamos. Cada uno ponemos de nuestra parte y no se ve estrés ni nada anormal. Estamos con las medidas oportunas”, explica sobre este aspecto. La tranquilidad se produce también en lo que se refiere al hasta ahora correcto abastecimiento de alimentos, tanto para ellos como desde su posición para los supermercados y tiendas. Su mensaje va en contraposición de las imágenes que al inicio de la emergencia sanitaria se pudieron observar en relación a consumidores.

“Hubo unos días en los que casi todo el mundo perdió prácticamente la cabeza, que se creía que iba a haber desabastecimiento y se descontrolaron las compras. Luego ha habido una parada y después hemos vuelto un poco a la normalidad, expone acerca del comportamiento de la sociedad a la hora de adquirir productos en las superficies de venta directa. ”Ha bajado un poco el consumo pero la gente ya compra lo normal, lo estrictamente necesario. Quizá las tiendas de barrio hayan subido un poquito porque a lo mejor el cliente que estaba acostumbrado a coger el coche o lo que fuera compra al lado de su casa“, comenta.

Así, Francisco Mengual deja claro que no existen problemas de abastecimiento. De ello se encargan los mayoristas como él pero también los productores. ¿Ellos tampoco tienen contratiempos a la hora de obtener fruto a su trabajo? “Los agricultores están cogiendo la mercancía porque hay que cogerlo sí o sí. Se está suministrando casi con normalidad”, apunta en este sentido. El quebradero de cabeza quizá se halle en zonas costeras según su perspectiva. “En la costa, en invernaderos y demás, los precios sí que han subido algo porque hay empresas que acaparan mucho y eso hace que los precios suban”, concluye.

Etiquetas
stats