Un Golf y un Cherokee para el gerente provincial de ADIF

Un tren AVE, en la estación de Córdoba | MADERO CUBERO
La empresa, epicentro de la operación Enredadera, llegó a pagar el seguro de los coches de este funcionario que fue encarcelado por Alaya acusado de cobrar más de un millón de euros en sobornos

Además de un millón de euros en mordidas, el gerente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) en Córdoba detenido en la operación Enredadera recibió dos coches de Fitonovo, la empresa sevillana que sobornaba a funcionarios públicos de distintas administraciones para conseguir ganar contratos de obra y servicio.

Así, según consta en el sumario dirigido por la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, Enrique José Finch Ramos, fue sobornado con la compra de dos coches, un Volskwagen Golf y un Gran Cherokee a cambio de entregar contratos a Fitonovo. De hecho, la empresa sevillana llegó a pagar el seguro de estos dos coches, que eran usados por Finch y su esposa, a cambio de que consiguieran contratos del ADIF en toda la zona Sur de España, según consta en el auto de encarcelamiento del propio Finch ordenado por Alaya. Actualmente, este cargo de ADIF está en libertad provisional después de pagar los 250.000 euros de fianza que le impuso la jueza sevillana.

Finch está acusado de delitos continuados de prevaricación, malversación, cohecho, falsedad documental y asociación ilícita, según consta en su auto de prisión.

Además, la jueza detalla, gracias al “exahustivo trabajo” de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que ha desarrollado la operación Enredadera, que Finch tenía prácticamente un sueldo mensual de Fitonovo. Este funcionario cobraba sus mordidas a través de una empresa de La Carlota llamada Viveros San Rafael. La firma emitía a nombre de Fitonovo facturas falsas. A cambio, la empresa de La Carlota se quedaba con el IVA. Por eso, Alaya también ha imputado al consejero delegado de Viveros San Rafael, Rafael Echevarría Zafra.

Etiquetas
stats