El Gobierno encarga un estudio para sacar la carretera N-502 de los tres últimos pueblos de Los Pedroches

Vista aérea de Alcaracejos | FERNANDO HERMOSO

Desde hace más de dos décadas, año a año, los vecinos de Santa Eufemia, Alcaracejos y El Viso revisan el proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Cada año, comprueban cómo hay una partida testimonial para una de sus grandes demandas: sacar la carretera de la fachada de su casa.

Desde finales del siglo XX, los vecinos de estos tres municipios llevan pidiendo a los sucesivos gobiernos, de PSOE o PP, que ejecuten una promesa que casi siempre se hace en campaña electoral: construir una variante que evite el paso de una carretera nacional por mitad del pueblo. La carretera nacional es la N-502, una vía que nace en el Puerto del Calatraveño y que une la provincia de Córdoba con Almadén, en Ciudad Real. Esta es una vía con alta densidad de tráfico, ya que hay parte de vehículos pasados que la utilizan para acortar trayecto a Madrid o a cualquier punto de la meseta. También es clave para la circulación en la comarca y las fábricas de la zona, especialmente de Covap.

La N-502 atraviesa el corazón de pueblos como Alcaracejos, El Viso y Santa Eufemia. El cruce más peligroso de todos quizás es el de Alcaracejos, ya que en el centro de este municipio confluyen varias vías que vertebran la comarca. En el mismo, un tradicional cruce de caminos, no existe una ronda de circunvalación en pleno siglo XXI.

Ahora, el Ministerio de Fomento ha admitido en una respuesta parlamentaria a preguntas del diputado del PP Andrés Lorite que los estudios informativos se están redactando. Al menos, “se han emitido órdenes para la redacción de los proyectos de trazado y construcción de las tres variantes”.

La N-502 es la única carretera nacional de la provincia de Córdoba que no ofrece la alternativa de una circunvalación en los municipios que atraviesa.

Etiquetas
stats