Gestas ya completa el misterio de la Conversión

Presentación de la imagen de Gestas, de la Conversión | JUAN HUERTAS

La constancia suele tener siempre su recompensa. Se produce este hecho mucho más que con el deseo de avanzar con excesiva celeridad. Cada asunto, si se pretende bien abordado, lleva su tiempo. Tal circunstancia es en realidad una premisa en la última de las corporaciones integradas en la Semana Santa de Córdoba. Porque dicha forma es la que tiene de actuar desde que a comienzos de siglo diera sus primeros pasos. Así procede la hermandad de la Conversión, que este domingo disfruta de un nuevo paso adelante en su trayectoria de crecimiento sostenido. Éste es la culminación de uno de sus más importantes proyectos: la configuración de su misterio. Una realidad que lo es después de que la cofradía radicada en Nuestra Señora del Rosario presentara la talla de Gestas, el Mal Ladrón. Con esta imagen, la escena en torno al Santísimo Cristo de la Oración y Caridad se completa definitivamente.

Ha sido la iglesia ubicada en el barrio de Electromecánicas -que por cierto alcanza su centenario- el escenario elegido por la corporación, como no podía ser de otro modo, para el acto. Al igual que sucedió en 2019, la nueva imagen se ha presentado junto al Santísimo Cristo de la Oración y Caridad. En esta ocasión también ha estado frente a San Dimas. La talla del Mal Ladrón, como es reconocido Gestas, es hechura del autor que lo fue también tanto del titular como del Buen Ladrón. Por tanto, es obra de Pedro García Velasco, escultor natural de Puente Genil. La cita ha tenido lugar a las 11:00 y ha precedido a una misa de acción de gracias de la cofradía en su templo. Con esta iniciativa, la Conversión ha podido cerrar su gran proyecto después de la emergencia sanitaria de Covid-19.

Sobre la imagen, la propia corporación ha explicado a través de un comunicado que “Gestas ha ido surgiendo en la sucesión de diferentes fases de creación”. “En este proceso, el autor ha desarrollado un trabajo de documentación en fuentes originales tales como los textos canónicos y los evangelios apócrifos, concretamente el evangelio del Padre Nicodemo en sus Actas de Pilato, o la Declaración de José de Arimatea, manuscrito del siglo XII, que nos ofrece los cargos por los que ambos ladrones fueron crucificados”, ha proseguido la hermandad. Así, ha mencionado extractos del último de los textos en los que queda recogido que el Mal Ladrón “solía dar muerte de espada a algunos viandantes, mientras que a otros les dejaba desnudos y colgaba a las mujeres de los tobillos cabeza abajo para cortarles después los pechos”.

La parte referida de la Declaración de José de Arimatea prosigue al relatar que Gestas “tenía predilección por beber la sangre de los miembros infantiles; nunca conoció a Dios; no obedecía a las leyes y venía ejecutando tales acciones, violento como era, desde el principio de su vida”. La cofradía de Electromecánicas ha apuntado después que Pedro García Velasco “también bebe de otras fuentes de carácter histórico”. “Éste es el caso de los vestigios arqueológicos acerca de la crucifixión hallados en 1968 en Palestina, en las excavaciones realizadas en Jerusalén en Giv’at ha-Mitvar, a unos kilómetros de la puerta de Damasco, donde se hallaron los restos de un hombre que parecía muerto crucificado en el siglo I d.C. Sus restos se hallaban en un osario donde aparecía su nombre, Yehohanán”, ha continuado la nota.

Con mención al profesor Haas, del Departamento de Anatomía de la Universidad Hebrea de Jerusalén, la hermandad ha apuntado que además el autor “se apoya para este trabajo en referencias de tipo artístico como la obra, entre otros autores, de Lucas Cranach el Viejo (1472-1553), donde se representa a Gestas en edad más avanzada que San Dimas y con un tipo anatómico alejado del ideal de belleza”. Por otro lado, la Conversión ha destacado que “han colaborado distintos profesionales en la realización de este proyecto, para el que se ha realizado un estudio anatómico y de movimiento con modelos del natural, tratando de expresar el mayor naturalismo posible”. Las tres cruces del misterio, por cierto, son obra del ebanista Gregorio Ruiz.

Por si fuera poco, la hermandad ha querido informar de la particularidad de la escena. “Al contrario de lo que tradicionalmente se concibe, la figura del Buen Ladrón, se encuentra a la izquierda de Jesús y no a la derecha. Esto se debe a que la primitiva figura del Cristo de la Conversión que procesionaba la hermandad, de Juan de Ávalos, miraba a la izquierda, y la propia hermandad pidió que la nueva talla también lo hiciera en homenaje a la anterior escultura”, ha expuesto en este sentido. La realización del misterio en conjunto arrancó en 2014 con la hechura de la imagen del Santísimo Cristo de la Oración y Caridad, cuya presentación acogió la Fundación Miguel Castillejo.

Etiquetas
stats