El fiscal pide 31 años a los tres neonazis que apuñalaron a un hombre

Pintada neonazi en Córdoba, contra el primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez | MADERO CUBERO
El Ministerio Público recoge en su calificación el largo historial de dos de los acusados que realizaron pintadas de corte racista y cometieron al menos tres agresiones a jóvenes antifascistas

El fiscal pide ocho años de cárcel a los tres neonazis acusados de tentativa de homicidio por apuñalar a un hombre en la calle Alfaros. Además, solicita para dos de ellos tres años y medio de cárcel por integración en un grupo criminal. En total, el Ministerio Público pide 31 años de cárcel por una agresión ocurrida en la madrugada del 28 de marzo. Esa noche, los tres acusados se encontraban en la puerta de un bar de la calle Alfonso XIII, frecuentado por jóvenes de ideología fascista y neonazi.

Por allí se cruzaron las dos víctimas. A una de ellas la reconocieron los acusados por pertenecer a la ONG Acnur. Fue entonces cuando comenzaron a amenazarles e insultarles: "Traidores a España, perros flautas, os vamos a matar", les gritaron. Los dos jóvenes aceleraron el paso rumbo a la calle Alfaros, pero los tres acusados les cerraron el camino y uno de ellos le clavó una navaja de 9 centímetros de hoja en el costado. El arma del crimen fue encontrada después bajo un contenedor de basura por la Policía Nacional.

En su escrito de calificación, el Fiscal recoge el historial de dos de los acusados, "que comparten entre sí afinidades ideológicas de extrema derecha y frecuentan indistintamente la compañía de terceros individuos cuya identidad se desconoce pero de idéntico sesgo ideológico afín al grupo político Democracia Nacional Joven (DNJ)". El Ministerio Público recoge un largo historial de pintadas de corte racista y violento, al menos tres agresiones a jóvenes antifascistas y numerosas denuncias de la Policía por posesión de armas blancas (navajas, cuchillos de cocina y machetes) y cadenas de varios tipos.

Además, uno de los acusados tuvo la idea de publicitar su actividad abriéndose una cuenta personal en Facebook usando su propio nombre y apellido. Allí, según el fiscal, colgaba imágenes de las pintadas neonazis que realizaba con comentarios despectivos a los inmigrantes y a los partidos políticos.

Etiquetas
stats