Encinarejo se endeuda por los 'pufos' de hace 16 años

El exalcalde, en el banquillo de los acusados de la Audiencia | MADERO CUBERO
La Entidad Local solicita al Ayuntamiento de Córdoba que ratifique un préstamo de 105.000 euros para pagar a la empresa a la que se encargó la obra de la Torre Mirador, por la que el exalcalde Martínez Múrez fue condenado

16 años después, en el Ayuntamiento de Encinarejo se siguen acordando de la gestión de Miguel Martínez Múrez (PA). La Entidad Local ha presentado al Ayuntamiento de Córdoba la documentación necesaria para endeudarse por un importe de 105.000 euros y de esta manera abonar los gastos a la empresa constructora del proyecto de Torre Mirador, un caso que acabó en los tribunales y por el que el exalcalde fue condenado a tres años por la Audiencia Provincial, aunque luego el Supremo rebajó la pena por el tiempo durante el que se dilató el proceso.

La cuantía por la que se endeudará Encinarejo puede parecer baladí, pero supone cerca de un 10% de su presupuesto para todo 2016, confirmó a este medio el alcalde de la ELA, Miguel Ruiz Madruga (PP) que lamentó que "años después seguimos pagando la mala gestión de corporaciones anteriores que nos impiden dedicar ese dinero a proyectos que se necesitan en este momento".

Acerca del proceso que ha llevado a solicitar este préstamo, Ruiz Madruga, señaló que "pese a que se demostró que la empresa emitió facturas falsas por este proyecto no fue condenada porque el tema, en lo que a su responsabilidad se refiere, se demostró prescrito. Posteriormente nos llevó al Contencioso para cobrar sus trabajos y obtuvo una indemnización de algo más de 30.000 euros con la que tampoco estuvo conforme y lo llevó al TSJA que, finalmente, le ha dado la razón y ha elevado el pago a los 105.000 euros para los que tenemos que endeudarnos".

Un proyecto cargado de irregularidades

Los hechos se remontan al año 2000 para la que solicita una subvención a la Junta. Para ello, tras la adjudicación de la obra a una empresa, el exalcalde solicitó a su representante legal una factura, a modo de "anticipo a cuenta" y destinado a la adquisición de materiales, y "sin que esté acreditado que el citado representante legal tuviera conocimientos de que esa factura, de noviembre de 2001, iba a ser incorporada al expediente de solicitud de subvención", indicó el fallo de la Audiencia Provincial en su día.

La subvención de 41.481,86 euros se concedió e ingresó en las arcas de la entidad local. Pese a que la empresa comenzó la ejecución de la obra, "al parecer debido a su complejidad técnica", cesó en los trabajos, "sin haber cobrado cantidad alguna". Cuando esto sucede, Martínez Múrez, "con inobservancia de las más elementales normas del procedimiento reglamentario de contratación y por un importe muy superior al que en su día le fuera adjudicado a la primera empresa", adjudicó la obra a otra empresa, la que ahora ha ganado la indemnización, e ideó solicitar una nueva subvención cambiando el objeto de los trabajos.

Para ello, solicitó fondos para la ejecución de un sendero Cicloturista, pese a que ya se había ejecutado en su totalidad por trabajadores del PER. Para ello, y siempre según la sentencia, el acusado se dirigió a la empresa a la que solicitó la elaboración de una factura, en la que expresamente el acusado "exige que vaya referida la obra Sendero Cicloturista".

El engaño resultó y la factura fue aportada al expediente de subvención que fue concedida por la Delegación de la Consejería de Turismo y Deportes de la Junta por importe de 26.057,51 euros. El objetivo, según la sentencia, era obtener liquidez para la ejecución de la obras del mirador.

Etiquetas
stats