Encierro en La Caixa para exigir dación en pago y revisión de deudas

Concentración y encierro de Stop Desahucios en una oficina de la Caixa, en Córdoba, en 2014 | TONI BLANCO
Stop Desahucios protagoniza una nueva medida de presión para entablar una negociación que dé salida a más de 40 familias de la provincia acuciada por los impagos hipotecarios. La entidad se compromete a seguir negociando y ofrece acuerdos para cinco familias

Un nuevo encierro. Una nueva concentración. Un nuevo banco ocupado. Los mismos problemas detrás. Las mismas demandas. Las mismas exigencias. Unas cuarenta familias afectadas por los números rojos hipotecarios se han concentrado hacia las 10.00 de este lunes en la oficina de La Caixa en Ronda de los Tejares. 11 personas han logrado encerrarse en su interior y no saldrán hasta que se presente una vía de negociación que dé un respiro a la asfixia económica que acucia a unas 40 familias. Entre sus principales demandas se encuentra que el banco acepte la dación de las viviendas hipotecadas en pago de la deudas que sus propietarios no pueden afrontar y que, por otro lado, se reestructure la deuda de los clientes para poder amoldar los abonos regulares a su actual situación económica.

Alrededor de las 18.30 ha terminado el encierro, después de haberse logrado un preacuerdo con la entidad para cinco de las familias, señalan fuentes de la plataforma ciudadana. Uno de estos acuerdos podría incluir una dación en pago. Por otro lado se ha establecido que se seguirán con las mesas de negociación pero sin marcar los límites que la entidad había venido estableciendo, señalan las mismas fuentes. Límites que incluían, en un principio, las raciones, las reestructuraciones de la deuda o las cláusulas suelo.

“Hasta ahora, la negociación la habíamos ido llevando con una delegada de la entidad a nivel provincial. Y hemos llegado a un punto en el que nos ha dicho que ni la dación en pago ni la reestructuración de la deuda son negociables”, señalaba esta mañana un portavoz de Stop Desahucios, encerrados junto con los afectados.

Como en otras ocasiones, los afectados reclaman un canal de negociación director con las directivas bancarias que tienen que tomar las decisiones. “La negociación siempre va muy lenta, sin alcanzarse soluciones. Y la situación se enquista y se desespera”, prosigue el portavoz. “Nos nos vamos a ir de aquí hasta que venga una persona de responsabilidad regional dispuesta a a negociar”, zanja.

La entidad se comprometió a que un ejecutivo con capacidad de negociación se encontrase con los afectados a las 17.00. Esta persona, procedente de Málaga escuchó las historias personales de los afectados, el largo recorrido que han realizado hasta tomar la difícil decisión de encerrarse y plantearles una alternativa.

Se trataba de unas 40 familias de Córdoba, Puente Genil y otros puntos de la provincia. “No nos iremos hasta que alguien nos haga ver que se preocupa por esta situación”, termina el portavoz de Stop Desahucios. Pasadas las siete de la tarde, todos habían abandonado el encierro.

Etiquetas
stats