Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La portada de mañana Jueves, 13/06/2024

Luis Planas (PSOE): “Un discurso de derogación y de odio de la derecha es una clara muestra de incapacidad de proyecto futuro”

Entrevista a Luis Planas, candidato del PSOE al Congreso por Córdoba

Rosario Ostos

0

El ministro de Agricultura y candidato por el PSOE al Congreso en las próximas elecciones generales del 23J, Luis Planas, ve con optimismo el resultado electoral de este domingo. En esta entrevista con Cordópolis, ha incidido en la relación entre la Unión Europea y España, y los efectos que esto tiene en la agricultura del país. Además, ha señalado la necesidad de “reaccionar” ante el posicionamiento de la derecha española. “Yo creo que esto es un regreso al pasado que no nos podemos permitir si queremos que la sociedad española continúe avanzando”, ha respondido en referencia a la negación del cambio climático o de la violencia de género que ha mostrado la derecha.

PREGUNTA. Llegan a estas elecciones tras cuatro años de gobierno y una reciente convocatoria de elecciones municipales. ¿Cómo afrontan esta convocatoria para el 23J?

RESPUESTA. El Partido Socialista llega con fuerza a esta convocatoria electoral y con el ánimo de revalidar la mayoría que logramos en las elecciones del año 2019. Las circunstancias han cambiado, han pasado cuatro años y han pasado muchas cosas. Hemos tenido un periodo durísimo, probablemente de los más duros de la España moderna, con una pandemia que hemos visto empezar y ahora concluir con la decisión de eliminar las últimas restricciones en el uso de mascarillas en el ámbito sanitario. Aparte, por supuesto, de lo ocurrido con el volcán de La Palma y el inicio de la invasión ilegal de Ucrania por parte de Rusia, lo que ha supuesto una alteración muy importante de toda la situación a nivel político europeo. Pero también ha significado consecuencias económicas y sociales muy importantes, como el incremento de los precios energéticos, de las materias primas o de los fertilizantes. Sobre todo, una sensación de inestabilidad en Europa que rompe con las décadas de estabilidad que habíamos vivido en el continente europeo.

Nosotros como gobierno progresista, el primer gobierno de coalición de la historia reciente de España desde la muerte de Franco, hemos conseguido conciliar crecimiento económico con equidad social y con reparto social a través de medidas en materia de becas y otras desde el punto de vista del apoyo a los ciudadanos. Por lo tanto, afrontamos con optimismo estas elecciones y con la seguridad de que frente a una derecha que solo ha puesto trabas y no apoyar ninguna de las medidas necesarias que hemos adoptado, cada uno asumirá su responsabilidad.

P. En la última convocatoria de elecciones municipales, la izquierda no obtuvo buenos resultados en la provincia de Córdoba. ¿Cómo creen que pueden reactivar el voto de la izquierda?

R. No solo es lo que hemos hecho sino lo que pensamos continuar haciendo en los próximos cuatro años si los ciudadanos renuevan en nosotros la confianza en esa mayoría de progreso. Yo creo que es muy importante la perspectiva de futuro. Estamos muy bien situados en la Unión Europea, en este momento con Francia y con Alemania constituimos el trío de las decisiones básicas de la Unión Europea. El presidente Pedro Sánchez ha conseguido que España no solo juegue en primera división sino en la parte alta de la primera división y esa perspectiva no la podemos perder, porque es muy importante para España que hayamos conseguido 140.000 millones de euros del fondo de recuperación para nuestro país, este ha sido un factor fundamental precisamente para este crecimiento económico del que hablaba.

El 23J la alternativa es bien clara. PSOE o PP. Un gobierno con Sánchez o un gobierno con Feijóo. Esa es la disyuntiva. Ahora estamos viendo los primeros días de actuación de los gobiernos conjuntos de PP y VOX, en ayuntamientos y en comunidades autónomas. Hay no solo razones para estar preocupado sino razones para reaccionar. La censura de una obra de teatro de Lope de Vega, de Virginia Wolf o unos dibujos de Buzz Lightyear muestra qué mentalidad y qué pensamiento tienen los que están detrás de ello. Y el problema no es Vox, el problema es que el PP ha asumido las tesis de Vox. Y, por tanto, yo creo claramente que tenemos que reaccionar, los y las progresistas tenemos que conseguir que esa senda de trabajo, de futuro, progresista, moderno, europeo y europeísta continúe en España.

P. En el CIS publicado hace unos días, le daba la victoria al PP, aunque Sumar y PSOE podrían gobernar, ¿ustedes ya no se plantean un gobierno en solitario? ¿Creen que la política tradicional bipartidista ha cambiado o esperan poder gobernar en solitario?

R. Con una reflexión general yo creo que está muy claro, pero no solo por los sondeos sino por lo que es el sistema político español y la composición del Congreso de los Diputados, que por un tiempo las mayorías absolutas están fuera de perspectiva. Tanto por parte de la izquierda progresista como evidentemente por parte de la derecha. Por tanto, tendremos cada uno en función de nuestra forma de pensar y de nuestros objetivos políticos que lograr una mayoría para gobernar España, pero en todo caso en las elecciones lo que se resuelve son el número de escaños que obtiene cada partido y el número de votos que dan como resultado de esos escaños. Por tanto, mi perspectiva como cabeza de lista y como candidato del Partido Socialista en Córdoba es lograr el máximo número de votos posibles en apoyo a la candidatura del Partido Socialista. Para mí esa es la perspectiva y la garantía de que esa visión de futuro de España, también por la aportación de los escaños de Córdoba, pueda lograrse en nuestro país.

El problema no es solo Vox, el problema es que el PP ha asumido las tesis de Vox

P. Comentaba usted la importancia que tiene ahora mismo España dentro de Europa y también la importancia de Europa aportando fondos a España. En materia de agricultura, han anunciado que se recibirán fondos europeos ante la situación de la sequía que está afectando a los cultivos en Córdoba. ¿Qué medidas plantean y qué mensaje quieren mandar a los agricultores que ahora mismo se encuentran en esta situación?

R. Respecto a la agricultura, esos 47.724 millones de euros suponen aproximadamente más de 7.000 millones anuales desde el punto de vista del apoyo al sector primario, lo cual es fundamental teniendo en cuenta que España es una potencia agroalimentaria, somos el cuarto país exportador de la Europea y el séptimo país del mundo en exportación. También el programa de recuperación nos está ayudando para una gran transformación para otros retos que tenemos en el futuro inmediato, como la modernización de los regadíos. España tiene casi una cuarta parte de la superficie agraria útil, con 3,8 millones de hectáreas en regadío. Estamos en un contexto de cambio climático de disminución de la pluviometría y necesitamos no solo fuentes alternativas, por ejemplo, las aguas no convencionales o la desalación, sino también utilizar mejor cada gota de agua, para eso es fundamental la modernización del regadío. También la agricultura de precisión que financiamos con esos fondos de recuperación, y lo que se refiere a las nuevas técnicas de edición genética para conseguir semillas y plantas más resistentes a la carencia de agua o disminución del uso del agua o de los productos fitosanitarios o los fertilizantes. 

Por tanto, ante nosotros hay una tarea muy importante que complementan los seguros agrarios. Hemos incrementado hasta 358 millones de euros, cuando llegamos había 211 millones de apoyo al seguro agrario. Y lo que se refiere evidentemente en este contexto además a todas las ayudas hasta 4.000 millones de euros para agricultura, ganadería y pesca que hemos desembolsado en los años 2022 y 2023 para responder a toda esta situación. El último logro ha sido esos 81 millones que hemos logrado de movilización de la reserva agrícola que nos ha permitido lograr una cantidad muy importante -más de 712 millones de euros- para apoyar a agricultores y ganaderos mediante ayudas directas extraordinarias en este periodo de sequía.

P. Me gustaría poner sobre la mesa la situación de los jóvenes, que entran en el mundo laboral y no reúnen las condiciones para alquilar o comprar una vivienda. ¿Qué medidas tomarán en caso de revalidar el gobierno para mejorar la situación de estas personas?

R. El tema que me plantea es fundamental. Diría que en general nosotros hemos intentado en nuestra política, por ejemplo, de vivienda, conseguir una mayor disponibilidad de vivienda social. Es uno de los elementos básicos para conseguir una emancipación social por parte de quien tiene menos recursos. Y también, evidentemente, todo lo que se refiere a la política de ayudas en materia de avales y en relación con las hipotecas para intentar que sean asumibles desde el punto de vista de unos ingresos más limitados, como lo son habitualmente en el inicio de una carrera profesional. Pero no solo eso, también dando más oportunidades de formación mediante becas y apoyos. Este año la cantidad, si recuerdo bien, ha sido superior a 1.400 millones de euros, la más importante que ha habido en la historia de España en materia de becas. 

Estamos hablando de los jóvenes en general, pero a mí me preocupa mucho la incorporación de jóvenes agricultoras y agricultores, ganaderas y de ganaderos. Es muy importante todos los fondos que desde la Unión Europea utilizamos en el medio rural para la incorporación de jóvenes a nuevas actividades. Con un acento que hemos querido darle muy particular sobre España que es el tema de la igualdad de género, damos un incentivo a la incorporación de jóvenes agricultoras o de jóvenes ganaderas. Para ello hemos dispuesto una prima de un 15% suplementario en la incorporación de los jóvenes que es, en mi opinión, un elemento fundamental de cara a precisamente buscar un futuro a esa actividad de los jóvenes.

No digo que sea fácil, pero somos conscientes de que precisamente el futuro y yo diría el éxito o no de nuestras políticas y de nuestro trabajo estará en lograr que efectivamente los jóvenes puedan incorporarse a la actividad laboral y en condiciones que les permitan lograr su autonomía como persona. En materia de desempleo hemos visto la reducción del número de jóvenes parados. Es un dato positivo porque muestra que uno de los problemas con que nos encontrábamos de forma más recurrente ha conseguido recuperarse de una forma positiva.

P. Está hablando de inyectar dinero a ciertos sectores de población, en este sentido Sumar propone una herencia universal para los jóvenes. ¿Qué opinión le merece? 

R. Bueno, son mecanismos de apoyo. No quiero opinar críticamente sobre la propuesta de otro partido progresista, como es Sumar. Yo prefiero las medidas que hemos adoptado en este gobierno, que me parecen un mecanismo más eficaz de cara a la emancipación social y al progreso de los jóvenes. No se trata de una única medida sino de una pluralidad, de un conjunto de medidas que suponen como muy bien decía apoyo económico. Pero también apoyo concreto por sistemas formativos, en temas de acompañamiento, de ocio, como el bono cultural o los bonos de transporte.

Cada uno tiene sus opciones y precisamente en unas elecciones lo legítimo es plantear de forma constructiva propuestas de cara al futuro. A mí lo que me choca de estas elecciones es ver que enfrente tenemos al bloque del no y al de la derogación. A mí me gustaría saber qué proponen Vox y el Partido Popular para el futuro de los jóvenes. Sabemos que no están de acuerdo en la subida del salario mínimo, han votado en contra, que no están de acuerdo en el incremento de pensiones porque dicen que es inviable a pesar de que la Comisión Europea lo ha avalado, y han votado que no a la reforma laboral, que tienen recurrida al Tribunal Constitucional y ahora dicen que visto su éxito estarían dispuestos a mantenerla en caso de gobernar, cosa que espero no sea el caso. Yo creo que todas estas son maniobras de distracción para confundir y para no mostrar la auténtica cara de dureza e insensibilidad ante la realidad social y el sufrimiento de mucha gente que necesita del apoyo público para salir adelante. No quiero dejar de recordar, porque son parte de nuestra sociedad, a todas las franjas de ciudadanos en situación más vulnerable y en riesgo de pobreza, a los que hemos conseguido llevar adelante con el ingreso mínimo vital, que ha sido un elemento muy importante que aún le queda mucho recorrido para su implementación efectiva y donde tenemos mucho terreno que hacer.

Cuando algunos dicen que el cambio climático es ideología y que hay que abandonarla, como la igualdad de género, me pregunto a qué España están queriendo regresar

P. Aprovechando que habla de la derecha, PP y Vox, querría centrarme en el discurso que están empleando en esta campaña electoral con las conocidas lonas para difundir sus mensajes. ¿Cómo ven desde el PSOE este discurso y qué papel creen que juega en la campaña?

R. Creo que debemos cerrar el paso al discurso del odio, es fundamental, venga de donde venga. Si hemos conseguido bastantes cosas en las últimas décadas de nuestro país ha sido porque siempre hemos mirado hacia adelante y hacia arriba. Y, debo decirlo claramente, se ha notado cuando ha gobernado la izquierda, con Felipe González, con José Luis Rodríguez Zapatero y ahora con Pedro Sánchez. Ciertamente la generalización de un discurso de derogación, de negación, de odio por parte de la derecha en España, siguiendo el modelo de otras derechas europeas o americanas, es una muestra muy clara de una incapacidad de proyecto de cara al futuro. Cuando tenemos ante nosotros una transformación económica y social tan importante como la que plantea la digitalización que viene a ser una nueva revolución industrial con características más profundas que las anteriores revoluciones, cuando tenemos ante nosotros la realidad palpable del cambio climático de cómo incrementan las temperaturas en el planeta, cómo está en riesgo la disponibilidad de agua, de suelos fértiles, de aire en condiciones respirarles o la disminución de la biodiversidad o las alteraciones significativas del paisaje. Todo eso significa que tenemos que reaccionar y negar el problema no es la solución. 

Cuando veo algunos que dicen que el cambio climático es ideología y que hay que abandonarla, como el tema de la igualdad entre hombre y mujer, me pregunto a qué España están queriendo regresar. Desde luego no a la que hemos construido desde el 78 hasta ahora, esa es la España en blanco y negro, la España del No-Do, que los más jóvenes no recuerdan. Que yo sí he conocido y es una España que no quiero para nadie, desde luego no quiero para el futuro de nuestro país. Por tanto, yo creo que tenemos razón de ser y de trabajar por el futuro. La izquierda tiene, sin duda, ante sí, un gran reto que es dar confianza y seguridad en tiempos de cambio. Eso es para mí el gran reto. Los ciudadanos necesitan confianza y seguridad en que ese cambio se va a hacer con ellos y no contra ellos. Lo hemos visto claramente en relación con la Covid. Hemos tenido en esta pandemia que adoptar elecciones muy duras. Por ejemplo, los confinamientos. Hay quien habla de que hemos quitado la libertad, al contrario, hemos protegido la salud de los españoles. Cuando se elige presidente del parlamento de Baleares, Aragón o Valencia a antivacunas y a negacionistas se muestra claramente el ideario que se quiere defender de cara al futuro. Por no hablar también que es un problema social que hay que afrontar, no negándolo, de la violencia machista y también los problemas de la negación de las políticas de género y de las políticas de igualdad en nuestra sociedad. Yo creo que esto es un regreso al pasado que no nos podemos permitir si queremos que la sociedad española continúe avanzando.

P. Y, por último, con el adelanto electoral se han quedado varias leyes sin aprobar. ¿Cuáles son los principales retos que se plantean en caso de revalidar el gobierno?

R. Pues mira, yo en mi ámbito de actuación dentro del gobierno ha habido tres grandes leyes de las que sí me siento muy orgulloso. La ley de la cadena alimentaria, una vieja reivindicación de agricultores y ganaderos, prohibir la venta a pérdidas y que el precio que se pague tenga que ser superior a los costes de producción. La ley de la PAC de aplicación 2023-2027, que nos ha permitido un modelo de aplicación más redistributivo y con apoyo a la agricultura profesional y familiar, y a los nuevos retos derivados del cambio climático. Y la ley de pesca sostenible e investigación pesquera. Se nos ha quedado en la segunda cámara la ley de reducción de la pérdida y el desperdicio alimentario. Esta es una ley que recuperaremos. Precisamente esta semana la Comisión Europea adoptaba una propuesta legislativa que trata uno de los temas que hablábamos nosotros en este proyecto de ley, el tema de las fechas de consumo preferente y las fechas de caducidad de los alimentos. En el programa electoral hemos incluido una nueva ley que es la ley de agricultura familiar, donde pretendemos poner al día la ley de modernización de agricultura de 1995 profundizando en todos los mecanismos de apoyo disponibles para conseguir que las explotaciones profesionales y familiares, que son la inmensa clase media de nuestra agricultura y ganadería, puedan sin duda desarrollar su actividad de cara al futuro, de forma más más eficaz. Y donde también temas como la titularidad compartida. De las votaciones agrarias pueda encontrar una solución estructural.

Etiquetas
stats