Diputación y Ayuntamiento de Córdoba, entre los mejores pagadores a autónomos en Andalucía

Fachada del Ayuntamiento de Córdoba.

Los datos de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Andalucía (ATA-A) sobre el pago de las administraciones públicas andaluzas a sus proveedores ponen en cabeza del ranking a las instituciones cordobesas. De un lado, la Diputación Provincial de Córdoba es la que paga las facturas a autónomos en menos tiempo frente a las instituciones homólogas del resto de provincias andaluzas: lo hace en una media de 24 días.

Por su parte, el Ayuntamiento de la capital cordobesa se sitúa en una media de pago de 51 días, dentro de lo establecido por la Ley de Morosidad -60 días- y como el tercer ayuntamiento más rápido de entre las ocho capitales andaluzas, solo por detrás del de Málaga, que se erige como el mejor pagador al hacer frente a sus facturas en 29 días, y del de Almería, que hace lo propio en 49 días.

Los datos de ATA muestran que las administraciones públicas andaluzas han pasado de pagar a sus proveedores de los 41 días de media del primer semestre de 2017 a los 27 registrados en junio de 2018, lo que supone un descenso del 34,1% y las sitúa como unas de “las más cumplidoras” con los autónomos en el conjunto del país.

Según un informe elaborado por la asociación, las administraciones públicas andaluzas han hecho “un importante esfuerzo” a lo largo del último año en hacer frente a las facturas de sus proveedores y cumplen con los plazos que establece la ley, plazos únicamente superados por las administraciones públicas de País Vasco, que pagan en una media de 23 días.

Administración autonómica

En este sentido, la asociación destaca que Andalucía forma parte del “selecto” grupo cuya administración regional cumple con los plazos medios de pago y satisface sus deudas con los autónomos en una media de 27 días. Además, ha subrayado que este periodo medio de pago se ha reducido en un año en 14 días y se sitúa sólo por detrás de País Vasco (23).

Además de País Vasco y Andalucía, las Administraciones Públicas de Navarra pagan también a lo largo del primer semestre del año en un plazo que no superó los 30 días (28 días de media).

Por su parte, las comunidades cuyas administraciones han aumentado los periodos medios de pago a sus proveedores autónomos han sido Castilla La Mancha y Extremadura, pasando de pagar en 40 días en el primer semestre de 2017 a 49 en 2018.

A cierre del primer semestre del año, únicamente Cantabria (73 días), Murcia (66) y Comunidad Valenciana (63) tienen administraciones regionales que no cumplen con los plazos que establece la Ley de Morosidad.

Diputaciones provinciales

Este informe se fija también en los tiempos de demora de las diputaciones provinciales con los autónomos. De este modo, durante los seis primeros meses de 2018, en Andalucía las diputaciones pagan en 47 días, media que viene como consecuencia de la demora que arrastra la Diputación Provincial de Cádiz, que dispara todos los plazos y tarda en pagar los servicios prestados por sus proveedores una media de 114 días. Así, esta entidad es la única andaluza que no cumple con los plazos que establece la ley (30+30).

Frente a ésta, el resto de diputaciones son “buenas pagadoras”, según la asociación, que asegura que “lo hacen en tiempo y forma”. Así, la citada Diputación Provincial de Córdoba es la que menos tarda en pagar a los autónomos, al hacerlo en una media de 24 días; la de Sevilla lo hace en una media de 30 días; la de Huelva, en 38; las de Almería y Málaga en una media de 41 días; 42 días la de Jaén y 46 la de Granada.

Además, Andalucía se sitúa como la comunidad cuyas capitales de provincias son de las peores pagadoras al pagar de media en 153 días, muy por encima de los 60 que establece la ley e incluso de los 95 días de media que se registra en el conjunto nacional.

Solo tres de las ocho capitales de provincia andaluzas tienen consistorios que cumplen con el pago de sus facturas y se sitúan dentro de los plazos de 60 días que establece la Ley de Morosidad. De este modo, el consistorio de Málaga se erige como el mejor pagador, al hacer frente a sus facturas en 29 días, seguidos por los municipios de Almería (49 días) y la mencionada Córdoba (51 días).

El resto se situaron por encima de lo que establece la ley, siendo el ayuntamiento de Jaén que el consistorio que más tarda en pagar no sólo de Andalucía sino de toda España, al hacerlo en una media de 589 días.

Por ayuntamientos, los que mejor pagan son el de Málaga (29 días), El Ejido (Almería) (30 días), Roquetas de Mar (Almería) (31 días), Dos Hermanas (Sevilla) (32 días) y los municipios malagueños de Fuengirola (34) y Marbella, cuyo consistorio hace frente a las facturas presentadas por los autónomos en una media de 45 días.

En el otro extremo, se sitúa Jaén, siendo el peor pagador de toda España (589 días de media), seguido de los municipios gaditanos de Jerez de la Frontera (322 días), Algeciras (309 días) y Chiclana de la Frontera (233 días), Vélez-Málaga (Málaga) (209 días) y el consistorio de Granada, que tarda una media de 176 días en pagar a sus autónomos.

ATA recuerda que la administración local es la peor pagadora, ya que se demora de media en España tres meses (95 días) en pagar a sus proveedores autónomos. Además, es para la que más trabajan los autónomos y está fuera del plazo que marca la Directiva Europea de Lucha contra la Morosidad (30 días + 30 días).

Autónomos y pymes

La morosidad entre empresas privadas, de media en España, se establece en 70 días, mientras que entre empresas en Andalucía se sitúa, de media en 2018 en 72 días, es decir, fuera de lo que establece la Ley, y “ligeramente” por encima de la media nacional.

Prácticamente todas las comunidades autónomas siguen el mismo esquema en cuanto a los periodos medios de pago privados entre las propias empresas, siendo Navarra (62) y País Vasco y Baleares, ambas con 63 días de media, las que más se acercan a los 60 días que establece la ley. En el otro extremo, Extremadura (78 días, de media), Cataluña y Canarias, ambas con 76, son las más tardan en pagar las transacciones entre empresas.

Teniendo en cuenta el tamaño de la empresa, son los autónomos sin trabajadores y aquellas pequeñas empresas -que tienen hasta 9 trabajadores o de 9 a 50 trabajadores- las que cumplen con un amplio margen con los plazos de pago que establece la Ley de Morosidad. No obstante, según va aumentando el tamaño de la empresa van empeorando los periodos medios de pago, siendo nuevamente las empresas de más de mil trabajadores las que más tardan en pagar las facturas pendientes con 115 días de media.

Por su parte, los autónomos han pagado a lo largo del primer semestre de 2018 sus deudas con otros autónomos en una media de 38 días de plazo, cumpliendo ampliamente lo que dictamina la Ley de Morosidad (60 días).

Así, las empresas de menos de nueve trabajadores pagan sus facturas en 47 días, conscientes del daño que produce la morosidad en el resto de pequeñas empresas y autónomos. Las empresas de entre nueve y 50 trabajadores también pagan en tiempo y forma sus facturas con otras pequeñas empresas o autónomos, de media en 52 días. De 50 a 250 empleados tienen las empresas que de media tardan unos 63 días en pagar las facturas a otras empresas. A partir de aquí, los periodos medios de pago se disparan y las empresas de entre 250 y mil trabajadores y las de más de mil, no satisfacen sus deudas con sus proveedores hasta los cuatro meses (109 días de media de espera y 115, respectivamente).

Etiquetas
stats