Deza estudia obligar a sus clientes a llevar mascarilla o pañuelo para comprar en sus establecimientos

Una de las cajeras de Deza, con la mampara.

Supermercados Deza sigue implementando medidas de prevención para evitar una posible propagación del Covid-19 en sus establecimientos. La última de ellas implicaría el uso de mascarillas, pañuelos o bufandas para poder acceder a los supermercados, según está estudiando la empresa.

Según han explicado fuentes de la compañía a este periódico, a pesar de haber hecho “todo lo que estaba en nuestra mano para proteger a nuestro personal y nuestros clientes”, sigue habiendo personas “que no respetan la distancia, que vienen acompañados a hacer la compra, que tocan al personal, o que estornudan sin protegerse”.

“Por eso estamos pensando exigir que se cubran la boca mientras permanezca en nuestra tienda, de modo que si les viene un estornudo, reduzcamos en lo posible la saliva en suspensión”, indican desde Deza, que aclaran que es “un tema que tiene más que ver con prevención de riesgos que con otra cosa”. De hecho, a parte de esa medida se esta estudiando también implantar otras complementarias como la preferencia en la cola para el personal sanitario o la obligación de que solo se toque el producto que uno va a llevarse.

Desde el 16 de marzo, la cadena de supermercados cordobesa ha ido informando puntualmente de las medidas de prevención que imponía a sus clientes. Entre ellas estaba la adaptación del horario; la obligación de ir solo una persona por compra; el uso obligatorio de guantes -que puede ser de hasta dos unidades al comprar fruta o verdura-; el respeto a la distancia de seguridad con otros clientes y los empleados; o el pago con tarjeta.

Etiquetas
stats