El descenso de las temperaturas marcará el fin de semana a la espera de que vuelva la lluvia

Dos personas se protegen del frío en Córdoba  | MADERO CUBERO

Hace hoy justo 10 años, Córdoba veía la última gran nevada que blanqueaba la ciudad y toda la provincia. Desde entonces algún copo suelto y alguna que otra nevada por cerros y pueblos altos de la provincia, son los únicos testimonios del blanco meteoro, que tan esquivo resulta por estas latitudes. Entre 2006 y 2013 la provincia se había ido acostumbrando a tener la nieve entre sus compañeras invernales, pero desde 2014, y en especial desde 2016, el calentamiento global pisó el acelerador y nos sentenció a inviernos secos y sin grandes irrupciones polares.

El que vivimos sigue esa estela, y más por falta de lluvia que por calor, parece abonado a una época de sequía que vuelve a recuperar la preocupación tras las últimas lluvias del pasado temporal antes de las fiestas navideñas. El escenario para los próximos días va a seguir en la misma dinámica, y sólo de cara a mediados de la próxima semana se atisban cambios que podrían acabar derivando en un nuevo marco de lluvias y fríos polares que sacien el paladar de quienes disfrutan de los auténticos rigores invernales.

Brusco descenso de las máximas

A expensas del cambio que pueda darse a partir de la próxima semana, desde este viernes ya vamos a notar cierta variación en el comportamiento de la atmósfera, que vendrá a subrayar un tanto el carácter invernal de enero. La interacción en el Mediterráneo de una baja aislada con una vaguada que afectará al norte peninsular, va a derivar en la inyección de aire frío en toda la Península Ibérica a lo largo del fin de semana, que va a traer una brusca bajada de temperaturas y algunas lluvias en el extremo norte y el arco mediterráneo peninsular.

El descenso del termómetro se hará especialmente patente en las temperaturas máximas, que llegarán a descender entre 2 y 6 grados en cotas medias de todo el interior peninsular. Un descenso que se notará también en las mínimas, aunque en este caso podría darse la paradoja de que suban en áreas bajas de valles como consecuencia de que puedan romperse los eventos de inversión térmica nocturna. En cualquier caso, fin de semana donde el frío se acentuará, generalizándose la probabilidad de heladas en cotas medias de la Península.

Heladas débiles en la provincia

Con la entrada de aire frío sobre la Península, las zonas localizadas en cotas medias del interior serán las que experimenten un mayor descenso del termómetro. En Córdoba serán las localidades del norte situadas en cotas medias de unos 500 metros las que lleguen a registrar heladas a lo largo del fin de semana. Las temperaturas mínimas bajarán hasta -1 o -2 °C en puntos como Valsequillo o Cardeña, siendo entre dos y tres grados superiores en el resto de la provincia.

Las máximas también dejarán sentir ese descenso, llegando a caer hasta los 10 grados en algunos puntos del sur y norte de la provincia, y situándose en el entorno de los 15 grados en el valle del Guadalquivir. Un descenso que traerá también algo de nubosidad, especialmente durante la jornada del viernes, pero sin rastro de precipitaciones. La lluvia de momento seguirá siendo una desconocida por este rincón del mundo durante 2020, esperando aún que el posible cambio de tiempo termine de irrumpir en la segunda mitad de enero.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

https://cordopolis.es/2017/01/10/10-de-enero-de-2010-nevada-historica-en-cordoba/

Etiquetas
stats