Denuncian a seis furtivos por cazar una treintena de conejos sin permiso

Conejos intervenidos por la Guardia Civil en la operación contra la caza furtiva.
La Guardia Civil ha entregado los animales muertos a un centro social de Hornachuelos; también ha recuperado otros 30 vivos que han sido llevado al centro de recuperación de animales de Los Villares

La Guardia Civil ha denunciado en Hornachuelos a seis cazadores, cuatro de ellos conocidos por sus amplios antecedentes por la comisión de infracciones a la Ley de Caza, todos ellos vecinos de Córdoba, como supuestos infractores a la Ley 8/2003 de Flora Fauna de Andalucía y la Ley 11/2003 de Protección Animal.

Dentro del marco de los servicios establecidos por la Guardia Civil, en aplicación a los planes llevados a efecto en la provincia, para prevenir y erradicar los episodios de furtivismo, se observó, sobre las 19.00 en un punto de identificación de personas y vehículos establecido en el término municipal de Hornachuelos, dos vehículos, ocupado uno de ellos por cuatro personas y el otro por dos, que resultaron sospechosas a los agentes, por lo que decidieron identificarlos.

Tras parar los vehículos y aproximarse los guardias iviles al lugar donde se encontraba los turismos procedieron a identificar a sus ocupantes, que resultaron ser todos ellos vecinos de Córdoba, y a inspeccionar los vehículos, localizando en el interior de uno de ellos 37 conejos muertos, 3 hurones y 46 redes de caza, que los ocupantes del turismo manifestaron que se habían encontrado tirados entre olivos, sin poder precisar el lugar exacto, por lo que fueron intervenidos. En el segundo vehículo, ocupado por dos personas, también vecinos de Córdoba, se localizaron 30 conejos vivos, que sus ocupantes no pudieron acreditar su legítima propiedad, que también fueron intervenidos.

Ante estos hallazgos, los Guardias Civiles procedieron a instruir a los seis ocupantes de los dos vehículos, los pertinentes expedientes de denuncia, por infracción a la Ley 8/2003, de 28 de octubre, de la Flora y Fauna Silvestres, por utilizar medios de captura prohibidos, así como no acreditar su legal procedencia.

Asimismo, también les fueron instruidos varios expedientes de denuncia a Ley 8/2003, de 24 de abril, de Sanidad animal, por no acreditar la legal procedencia de dichos animales y utilizad un medio de transporte no autorizado, no presentar documentación de traslado, certificado oficial de movimiento así como la comercialización y transporte de especies de objeto de caza.

Los 37 conejos muertos intervenidos han sido entregados a un centro social de Hornachuelos y los 30 conejos vivos al centro de recuperación de animales del parque periurbano de Los Villares.

Etiquetas
stats