Denuncian varios robos nocturnos por parte de okupas de una casa en Mucho Trigo

Calle Mucho Trigo donde se encuentra la vivienda | ÁLEX GALLEGOS

Al menos una persona ha sido detenida por su relación con la presunta comisión de varios robos en Córdoba, pero especialmente en edificios de la zona de la Ribera, y que estaría vinculado, a su vez, a la okupación de una vivienda en la calle Mucho Trigo, desde la que, por la terraza, habría encontrado la forma de acceder a otros domicilios.

Fuentes cercanas a la investigación han confirmado a este medio que, desde la pasada Feria de Córdoba, fecha en la que los vecinos de la zona denuncian que se dio la okupación de la casa de Mucho Trigo, se han producido varias denuncias por robo en la zona del Paseo de la Ribera que está contigua a dicha calle. Por su parte, las mismas fuentes han confirmado que se tiene conocimiento de que “hay una vivienda okupa y se han abierto trámites judiciales” para su desalojo.

Los vecinos de la zona han registrado un documento en el Ayuntamiento para solicitar una mayor vigilancia policial en la zona. “Están robando a diestro y siniestro”, dice una de las vecinas, en cuya casa no han entrado, pero que vive con intranquilidad, pues, según su relato, ha habido robos en interior de las viviendas con personas dentro.

“A una de las vecinas le robaron en su dormitorio mientras ella dormía en la casa con sus hijos allí. Se llevaron la bici, ordenadores, el bolso, todo...”, señala esta mujer, que dice que los presuntos ladrones se mueven “de azotea en azotea”, aprovechando la estructura de casas y patios vecinales de la zona.

Para ello, según su relato, se han llegado “a forzar las puertas de acceso a las viviendas”, y alguno de los vecinos ha pillado in fraganti a los ladrones. Sin embargo, según relata otro de los residentes en la zona, “la Policía nos ha dicho que no puede desalojarlos porque es una casa okupa”.

“Allí vive mucha gente. Hay varias familias. A mí me da miedo asomarme no vaya a ser que me digan algo”, sostiene la vecina de la Ribera, que ha indicado que los residentes en la zona están “asustados” y han comenzado a poner alarmas en las casas para prevenir nuevos robos por parte de los okupas del inmueble de la calle Mucho Trigo, una vivienda en estado de abandono y que ha sido objeto de otras apropiaciones en el pasado.

El Código Penal establece que, en el caso de que la apropiación del inmueble se haya producido sin violencia, el castigo para el acusado es de una pena de multa de tres a seis meses. Este hecho enfada aún más a los vecinos, que desconocen con precisión quién es el propietario del inmueble okupado, pero que aseguran que no es la primera vez que es objeto de una entrada irregular.

Etiquetas
stats