Denuncian incumplimiento de bases en el Concurso de Belenes

Belén de San Juan de Dios, ganador en la primera categoría del Concurso.

Desde el pasado lunes son conocidos los nombres de los ganadores del Concurso de Belenes de Córdoba. Así es después de que la Fundación Cajasur, que cada año lo organiza en colaboración con la Asociación de Belenistas de la ciudad, informara del reparto de premios de la edición de este 2017. Sin embargo, el fallo del jurado no fue del agrado de todos cuantos incluyeron su Nacimiento en el certamen. La razón está en las bases, que varios participantes consideran no se han cumplido a la hora de dictaminar los galardones. Una postura que los belenistas en protesta han hecho saber también al propio colectivo que les aglutina.

Los participantes que muestran su indignación aseguran que el jurado del XXXVII Concurso de Belenes ha otorgado los premios “como ha querido, sin criterio alguno”. En este sentido, exponen los incumplimientos de las normas reguladoras del certamen que entienden se han producido. “Hay belenes en los que la mayoría del conjunto es igual que el de otros años cuando la base 1.2 dice que no podrán presentarse a este concurso belenes que ya hayan sido presentados en su totalidad y conjunto en otras ediciones de años pasados”, argumentan de entrada los belenistas reclamantes.

Por otro lado, apuntan el hecho de que “en la categoría de particulares aparecen belenes presentados por empresas”, algo que no permite, en principio, la normativa del certamen. “Según la norma 3.2 entrarán dentro de esta categoría todos los belenes que sean expuestos por un particular en cualquier ubicación que cumpla los requisitos de instalación del punto 1 de las presentes bases”, añaden en este sentido quienes señalan el incumplimiento de las bases en la elección de los ganadores.

En esta línea, los belenistas añaden una observación a la categoría de dioramas, a su punto 3.3 de las bases. Estos conjuntos deben ser “belenes de dimensiones reducidas realizados dentro de una estructura que permita su transporte íntegro”. “Pueden pertenecer a una institución o a un particular. El hecho de que un Belén, por sus características de tamaño, entre dentro de esta categoría le excluye automáticamente de las categorías A y B”, continúa la norma. A este respecto, quienes presentan queja formal arguyen que “hay belenes que ni son de tamaño reducido, ni son transportables”.

Son esos los motivos que alegan los participantes contrarios a la decisión del jurado para presentar su reclamación, que es oficial y también en el apartado público. “De esta manera, los belenistas que se tiran un año entero poniendo ilusión y cariño en sus obras se sienten estafados y creen que se ríen de ellos”, expresan desde este grupo. Al tiempo, aclaran que no entran “en que unos sean más bonitos que otros, ya que el libro de los gustos está en blanco, pero sí que como mínimo se acaten las bases”.

Etiquetas
stats