¿Qué nos cuentan los partidos del... urbanismo?

Entrada a la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de Córdoba | MADERO CUBERO
Análisis de las propuestas en materia de urbanismo que llevan en su programa electoral las seis formaciones con opción a concejal: PP, UCOR, IU, PSOE, Ciudadanos y Ganemos

¿Cuántos votantes se han leído todos los programas electorales que se presentan a las elecciones municipales del próximo domingo 24 de mayo? Y, sobre todo, ¿cuántos los han comparado? Son pocos, muy pocos, los que lo han hecho. A partir de hoy, en Cordópolis iniciamos una serie en la que se hace un análisis lo más somero posible sobre las propuestas y el modelo que cada uno de los partidos con opción a concejal en el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba plantea. Son seis los partidos (PP, UCOR, IU, PSOE, Ganemos y Ciudadanos) y seis también los bloques. Allá va el primero, el urbanismo.

Así que, ¿qué nos cuentan los partidos de qué harán con el urbanismo de la ciudad?

PP

El PP ha decidido incluir su programa sobre el urbanismo bajo un epígrafe que llama Córdoba Habitable, y que ha presentado esta semana su candidato, José Antonio Nieto. Aunque dentro de este plan incluye 20 medidas, no todas se refieren al urbanismo. El eje del urbanismo de la ciudad, lo que se puede hacer y lo que no, se incluye dentro del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). El PP no propone cambiarlo, pero sí revisar diversas actuaciones incluídas en el mismo.

El gran problema no resuelto del urbanismo en Córdoba son las parcelaciones. Los populares prometen que serán “sensibles” con la problemática, y que es necesario resolver este asunto de manera “definitiva”. De hecho, anuncian un compromiso para “reclamar una reforma pertinente de la legislación competente a la Junta de Andalucía” para que los servicios básicos puedan llegar a las parcelaciones, la gran demanda de sus propietarios y habitantes. Y citan un ejemplo como su modelo: Barquera Norte. También anuncian que buscarán soluciones a problemas de espacios urbanos consolidados y alejados del casco como Mirabueno, Las Jaras, Cerro Muriano o Trassierra.

Además, reclamarán a la Junta de Andalucía un impulso al plan especial del entorno de Medina Azahara, plagado también de parcelaciones, y una revisión en profundidad del Plan de la Sierra, que la anterior Corporación dejó aprobado provisionalmente y que no ha sido ejecutado.

Los populares han ido anunciando también un ambicioso plan de inversiones en infraestructuras, como el plan de 100 obras en 50 barrios, dotado con 20 millones de euros para el próximo mandato, una intervención profunda en el entorno del Guadalquivir y la gran apuesta de Nieto, hasta el momento, de esta campaña electoral: construir nuevas zonas verdes para conseguir que Córdoba sea la Capital Verde Europea en el año 2019.

UCOR

El programa de Unión Cordobesa (UCOR) en urbanismo, y en casi todo lo demás, es muy similar al que su líder, Rafael Gómez, presentó en la campaña electoral de 2011, en la que consiguió 25.000 votos y convertirse en el primer partido de la oposición. En su programa, el encabezado referido al urbanismo se refiere directamente a las “parcelaciones” con un objetivo: integrarlas “como parte de la ciudad que son”. Sin embargo, UCOR hace una puntualización: “con respeto absoluto a la legalidad”.

Unión Cordobesa lo tiene todo pensado sobre parcelaciones. Así, si gana pondrá a los técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo a trabajar con los parcelistas en la redacción de cada uno de los proyectos de urbanización que necesiten, además de prometer una reducción del 50% en los costes de legalización de cada una de estas viviendas. También se comprometen a “facilitar el acceso a los servicios de luz y agua” en “la medida de lo posible”.

Rafael Gómez ha sido constructor y en sus discursos siempre plantea que la solución para la crisis es volver al ladrillo. En su programa electoral asegura que en Córdoba “será necesario hacer como mínimo entre 6.000 y 8.000 viviendas en los próximos cuatro años”. Gómez promete que estas viviendas serán sociales y en régimen de alquiler, con una renta mensual de entre 100 y 200 euros. También reclama la rehabilitación de viviendas ya construidas, la instalación de ascensores pendiente por parte de la Junta de Andalucía y que “en la medida de lo posible” los adjudicatarios de todos estos proyectos sean “empresarios y trabajadores cordobeses”.

IU

Izquierda Unida, que dirigió el urbanismo de la ciudad durante varios años (con la excepción de los mandatos como presidente de la Gerencia del socialista José Mellado) reclama que se recupere “el sentido público, social y ciudadano de la planificación urbanística” frente “al puramente mercantil”. En su programa, IU reconoce errores del pasado pero insiste en que el crecimiento urbano de la ciudad durante su gobierno fue “equilibrado” y que prestó especial atención a la ciudad histórica.

En su programa, la formación que lidera Pedro García anuncia que en el primer semestre del mandato encargará una auditoría ambiental sobre la situación territorial y urbana de Córdoba, y también lo que llama un “diagnóstico general de la ciudad”. Con sus conclusiones, se elaborará un programa de actuación para cuatro años que seguirá diversos criterios como apostar por los valores naturales, favorecer la ciudad ya consolidada, la promoción de la rehabilitación, la movilidad sostenible, medidas en defensa de los demandantes y usuarios de viviendas, fomentar espacios de sombra frente a las zonas “desérticas” en la ciudad y el campo, potenciar el río, nuevas medidas de participación ciudadana y la defensa de los equipamientos públicos frente a los privatizados“.

IU también plantea revisar algo el PGOU, pero en ningún caso volver a incrementar el suelo residencial ya previsto. En esa revisión, se incluyen sus grandes políticas en movilidad (carriles bici, el impulso al plan de la Sierra, políticas medioambientales...) y también una propuesta para las polémicas naves de Colecor: que se conviertan, una vez asumida su titularidad por el Ayuntamiento, en un centro de almacenaje y distribución de productos agrícolas. El único uso permitido por el Plan de la Carretera de Palma. IU también demolerá la parte de las naves que no se puedan legalizar.

En cuanto a las parcelaciones, IU propone la aprobación de una Ordenanza de Urbanización Blanda para este tipo de edificaciones, además de una oficina especializada en la que se sienten parcelistas con los técnicos. También propone una rebaja del 50% en la tasa de regularización de las parcelaciones y cambiar el actual sistema de compensación por el de cooperación. Es decir, el Ayuntamiento podrá urbanizar las parcelaciones y posteriormente pasarle el recibo de lo ejecutado a los propietarios.

PSOE

Los socialistas son los únicos que proponen una revisión a la totalidad del PGOU y plantean la aprobación de un nuevo documento para “adaptar el modelo de ciudad a la nueva realidad económica y social de la sociedad cordobesa”. Antes, prevén innovar el PGOU de manera puntual para establecer una moratoria en el otorgamiento de licencias urbanísticas “para impedir la implantación de instalaciones que utilicen residuos como combustible alternativo”.

El PSOE plantea impulsar la rehabilitación de la ciudad ya consolidada y la puesta en marcha de un Plan Municipal de Vivienda en este sentido, centrado en la construcción sostenible y el alquiler social con opción a compra en el parque público de casas.

También anuncian que aprobarán el Plan Especial de Caballerizas Reales, que se ha quedado en el tintero estos cuatro años, y un espacio público al servicio de la ciudadanía en el entorno del Alcázar.

El PSOE mantiene la propuesta de construir un centro de congresos y un auditorio en Miraflores y anuncian que exigirán al Gobierno que concluya el acceso a la Autovía del SUR (A-4) del centro Logístico de El Higuerón en la carretera de Palma del Río, con la segunda fase de la construcción de la Variante Oeste. También plantean el soterramiento del canal del Guadalmellato, para evitar una brecha en la ciudad, enterrar también las líneas de alta tensión, exigir la construcción de la Ronda Norte que corresponde a la iniciativa privada, el Museo de Bellas Artes y la conclusión de las obras en el estadio del Arcángel.

Ciudadanos

La nueva formación presenta un programa que en algunos asuntos parece común a otros Ciudadanos en otros ayuntamientos pero que tiene también particularidades para la ciudad. Así, Ciudadanos se moja en las parcelaciones, donde defienden un “tratamiento definitivo” en un asunto que aseguran que condiciona “el urbanismo de la ciudad”. “No entraremos en la dinámica del resto de partidos al sector poblacional tan importante de los parcelistas. Hemos de plantear nuestra posición desde situaciones de responsabilidad y sinceridad”, asegura la formación. “Hay que impulsar de forma decidida y desde el punto de vista técnico la culminación de los procesos de legalización de las parcelaciones clasificadas como urbanizables, y que han iniciado los procesos de planeamiento y gestión”, insisten, proponiendo el sistema de compensación frente al de cooperación. Así, insiste en que implantarán un criterio de “iniciativa privada tutelada” en las parcelaciones situadas en suelo no urbanizable susceptibles de Planes Especiales de Mejora del Medio Rural.

Ciudadanos reclama más transparencia en la gestión urbanística y proponen que los proyectos que superen el 10% del presupuesto municipal en coste tendrán que ser consultados con la ciudadanía. También reclaman más debate y transparencia en la recalificación urbanística de suelos de la ciudad.

En cuanto a la innovación del PGOU, no se mojan en si es necesario revisarlo o rehacerlo. No obstante, proponen un análisis para determinar las necesidades del mismo. Además, también plantean políticas urbanísticas para garantizar la movilidad sostenible, un plan de aparcamientos y la consolidación de caminos escolares, además de la culminación de la eliminación de barreras arquitectónicas.

Ganemos

El programa urbanístico de la agrupación de electores de Ganemos Córdoba tiene un marcado perfil ecologista. Si algo se le ha criticado a la agrupación de electores, es su falta de definición en un asunto muy polémico para la ciudad: las parcelaciones. No obstante, realizan tres propuestas concretas sobre el asunto. En primer lugar, plantean que sobre las parcelaciones ya incluidas en el PGOU se aplique la legalidad, que es dar continuidad a su proceso para ser legalizadas. El segundo es que aquellas parcelaciones que quedaron fuera del PGOU pero con expectativas de entrar en futuras revisiones urbanísticas adopten “medidas paliativas” y fórmulas eficientes para que se puedan dotar de servicios. Por último, para las que están en suelos de especial protección, de riesgo o de dominio público plantean directamente la restitución de la legalidad, que en muchos casos acaba, aunque no lo nombran, en la demolición.

Ganemos insiste en que además de conseguir que Córdoba sea una ciudad verde es necesario un municipio más compacto y sostenible. Así, desde la participación ciudadana, que se incluye en todos los aspectos de su programa electoral, Ganemos propone la elaboración de un “máster plan” para definitir “un nuevo modelo de ciudad” que “aumentará la calidad del aire, terminará con la contaminación de los acuíferos, mejorará la conectividad entre distritos, desarrollará nuevos parques, huertos urbanos...” y a la vez generará empleo verde.

En un extenso programa, también se plantea que la ciudad esté integrada en la naturaleza con la revisión de planes urbanísticos en la sierra, una ciudad sostenible para las bicicletas y accesible. También reclaman que Córdoba sea una ciudad con soberanía energética y proponen la creación de una agencia que lo estudie.

Etiquetas
stats