Cuatro arrestados por el robo de más de seis toneladas de aceitunas

La Guardia Civil detecta un incremento en esta campaña del aceite de los "robos por encargo"

La Guardia Civil ha detenido en Montoro a R. G. M. por receptación de aceituna de procedencia ilegal, y a I. M. T., D. T. y M. T. por cuatro hurtos de aceitunas, todos ellos son vecinos de Montoro. La última semana del pasado año, el Puesto de la Guardia Civil de Montoro recibió varias denuncias de hurto de aceitunas, en total se denunció la sustracción de 6.140 kilogramos de aceitunas en cuatro fincas del término municipal de Montoro. Todos estos hurtos parecían estar vinculados a un único grupo de ladrones y habían acaecido entre los días 26 y 31 del pasado mes de diciembre.

Los indicios y pruebas obtenidos por la Guardia Civil en las inspecciones oculares, unido a lo manifestado por los denunciantes, hicieron a los agentes establecer una línea de investigación sobre una familia de extranjeros, que se encuentran residiendo en la finca La Rosa Altilla, término municipal de Montoro, según informa en una nota del instituto armado. Las investigaciones iniciales concluían señalando que tras la sustracción de las aceitunas no se producían movimientos de vehículos sospechosos por las carreteras de acceso, lo que hacía pensar que el grupo de ladrones debía permanecer en la zona y quedar en ella la aceituna sustraída, deducción de los agentes que reforzaba las sospechas sobre la familia que vivía en esta finca, situada muy cerca de cuatro olivares donde se habían producido los hurtos de aceitunas.

El avance de la investigación vino a vincular al propietario de la finca La Rosa Altilla con las sustracciones de aceituna, por lo que ampliaron la investigación sobre él, R. G. M., quien intentó llegar a un acuerdo con dos de los dueños de los olivares que habían sido objeto de hurtos de aceitunas. Al tener conocimiento de ello la Guardia Civil, se decidió tomar declaración a R. G. M., que dijo que había ido a hablar con dos perjudicados ya que esta familia de sospechosos viven en su finca y negando en todo momento su implicación en las sustracciones. Ante la Guardia Civil, este agricultor negó que él hubiese seguido vendiendo la aceituna una vez que había concluido la recolección de su olivar, y manifestó que después de recoger su cosecha no había hecho ninguna entrega de aceitunas, tanto en la cooperativa de Montoro, a la que pertenece, como a puestos de compra de dicha localidad.

Seguidamente, la Guardia Civil comprobó que R. G. M. sí había hecho entrega de aceitunas en la cooperativa de Montoro los días 26 y 31 de diciembre pasado, fechas coincidentes con la comisión de los ilícitos penales investigados, todo ello unido al mismo modus operandi: horario nocturno, mismas huellas de neumáticos en todos los lugares hurtados, correspondientes a una Citroen C-15, propiedad de la familia investigada, no habiendo en los alrededores ningún vehículo con dicho tipo de neumático, hizo a la Guardia Civil llegar a la conclusión de que estas personas eran los supuestos autores, unos de los hurtos de las aceitunas y el otro de la receptación de las mismas.

La Guardia Civil viene observando que en la actual campaña olivarera se han incrementado las sospechas de "sustracciones de aceituna por encargo", según informa el instituto armado en el comunicado de prensa, tipo delictivo en el que el propietario de un olivar recepta e incorpora como si fuese de sus olivos aceituna que ha sido sustraída por una cuadrilla de su confianza, y los hurtos suelen sucederse en olivares próximos al del propio receptador.

Etiquetas
stats