El constructor Rafael Gómez se pasa al alquiler, ya como político

.
El líder de UCOR defiende la construcción de 10.000 viviendas sociales en suelos municipales que tendrían una renta de entre 100 y 200 euros por familia

Aunque hoy no lo parezca, Rafael Gómez ha sido uno de los mayores constructores y promotores de viviendas en la ciudad de Córdoba (en la Costa del Sol también, pero allí no es el líder de la oposición como UCOR). Por eso, sorprende mucho el nuevo discurso sobre vivienda que ha exhibido el líder de Unión Cordobesa ante el Pleno. Gómez ha reprochado al alcalde, José Antonio Nieto, que lo apueste todo al plan Córdoba Vivienda, ha asegurado que “lo de tener una vivienda en propiedad ya se ha acabado” y ha apostado por el alquiler promovido desde lo público, “como hacen ahí fuera, como en Francia”.

El planteamiento de Rafael Gómez es sencillo: el Ayuntamiento construye sobre su propio suelo público (el Consistorio es el mayor propietario de suelo de la ciudad) viviendas y las saca en régimen de alquiler. Gómez, ex constructor, asegura que hacer hoy un piso tiene un coste de unos 45.000 euros de media. Por eso, propone que posteriormente se saquen estas casas en régimen de alquiler en precios que irían entre los 100 y los 200 euros al mes. El líder de UCOR habla de la construcción de 10.000 viviendas, que a su vez calcula que generarían otros tantos empleos.

Pero esta apuesta de Gómez se conradice con la que él mismo planteó cuando asumió su cargo como concejal, cuando llegó a plantear la construcción de esas 10.000 viviendas pero para venderlas. De hecho, llegó a decir que el Ayuntamiento era el que tenía que darle el suelo a los empresarios de la ciudad para generaran empleo.

El presidente del Pleno y responsable del urbanismo en la ciudad, Luis Martín, apenas si le dedicó 30 segundos en su respuesta para reprocharle que cuando él era constructor y empresario no bajó los precios de las viviendas que vendía.

Etiquetas
stats