La CHG defiende que sin Iznájar ya se habría anegado todo Jauja

.
El presidente de la Confederación visita la localidad y la sevillana de Badolatosa, donde se han anegado sus zonas más bajas

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Manuel Romero, ha visitado hoy los dos pueblos afectados por la crecida del río Genil (Jauja y Badolatosa en Sevilla), causada, a su vez, por el desembalse del pantano de Iznájar. Romero ha mantenido una reunión con el alcalde de Badolatosa, Antonio Manuel González, que le ha mostrado su preocupación por los vecinos de este municipio que cuentan con viviendas junto al río Genil. El presidente de la CHG ha compartido con el primer edil su preocupación, pero ha destacado la importante función que ha desempeñado durante estos días el embalse de Iznájar. En este sentido, ha precisado que sin la existencia de dicha infraestructura, se hubiera superado en Badolatosa un caudal de 300 metros cúbicos por segundo, lo que supone el doble del caudal circulante por este municipio y por la aldea de Jauja.

Después de que el embalse de Iznájar, el segundo más grande de Andalucía, estuviese al límite de capacidad, los desembalses han permitido también que el pantano se encuentre ya al 98,2%, por lo que en estos momentos dispone de un resguardo de casi 20 hectómetros cúbicos, lo que permite afrontar nuevos episodios de lluvia con mayor tranquilidad, según informa la CHG a través de una nota de prensa.

Romero ha recordado que el embalse de Iznájar recibe el agua procedente de una extensión de aproximadamente 5.000 kilómetros cuadrados en la zona menos regulada de la cuenca del Guadalquivir, pero una vez recuperado algo de resguardo en este embalse, la CHG ha comenzado esta misma mañana a reducir el caudal desagüado de estos últimos días. De esta forma, mientras que durante la última semana el desembalse se mantuvo en torno a los 150 metros cúbicos por segundo, desde hoy (mientras no se produzcan fuertes episodios de lluvia) este desembalse seguirá produciéndose con un caudal de entre 100 y 110 metros cúbicos por segundo, en función de las necesidades existentes en cada momento con el fin de reducir las afecciones a las viviendas situadas junto al cauce del río.

Manuel Romero anunció también al alcalde de Badolatosa que los servicios técnicos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir van a iniciar de manera inminente un estudio para analizar la situación de determinados núcleos de población situados en la ribera del Genil con el fin de mejorar la capacidad de desagüe y de lograr encauzamientos en sitios puntuales que puedan vehicular caudales de hasta 200 metros cúbicos por segundo.

Mientras tanto, Jauja espera que en las próximas horas baje un metro el nivel del caudal del río Genil a su paso por la aldea, tras los datos recibidos por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), teniendo en cuenta que está “al límite” y ha inundado varias zonas, como el campo de fútbol o sótanos de vecinos, a los que por el momento no ha habido que desalojar a ninguno.

Etiquetas
stats