Buenos principios para el mejor final

Alumnos de Dietética en una clase práctica.

Y después de las clases, ¿qué? Para muchos estudiantes supone una verdadera obsesión pensar en el momento en que su formación académica tenga que chequearse en unas prácticas reales. El paso final de dar el salto al mundo laboral no reporta menos inquietud. La conexión de todos estos entornos no resulta siempre sencilla y a menudo se detectan barreras que impiden a los alumnos progresar hasta convertirse en profesionales. En este panorama, la esencia del método Medac -"aprender haciendo"- aparece como un arma extraordinariamente eficiente para lograr competencias que permiten a sus titulados abordar su porvenir profesional con expectativas de éxito. Los números lo avalan. Ocho de cada diez alumnos consiguen hacerlo, un dato que reafirma una propuesta educativa muy conectada con el universo del deporte y sus valores.

Medac, un centro de estudios oficiales de FP homologado por la Junta de Andalucía y avalado por la Universidad Isabel I, llega el próximo curso a Córdoba para "revolucionar la formación profesional", según sus impulsores. Uno de sus socios fundadores es Javier Imbroda, un nombre de referencia en el baloncesto español que ocupa el cargo de presidente institucional. Miguel Reinoso, como director general, y Paco Ávila -consejero delegado- completan el grupo fundacional en Málaga de una escuela que en Córdoba nacerá bajo la dirección de Elías Cabrera.

Las enseñanzas prácticas se complementan con la formación contínua, enmarcada dentro de la necesidad de la actualización de conocimientos para mantener la competitividad en el mercado. En este aspecto, Medac cuenta con un convenio con la Universidad Isabel I por el cual, en un periodo de cuatro años, el estudiante de Grado Superior obtendrá tres títulos: FP, Master especializado y Grado Universitario. Ese programa goza de una especial predilección por parte de los estudiantes.

Alejandro Del Águila: "Medac me ayudó a encontrar mi pasión"

Alejandro Del Águila Sánchez, de 23 años, estudió en Medac Almería el TAFAD y en la actualidad está cursando CAFD (Ciencias de la Actividad Física y del Deporte) en la Universidad Isabel I gracias al convenio que tiene Medac con esta universidad. A la vez, mantiene una actividad profesional. "Tengo un centro de entrenamiento personal en Roquetas de Mar. Además, colaboro con distintas empresas como ForceDeck, del cual soy Sport Science, y me dedico a visitar equipos de primer nivel y contarles cómo pueden sacarle más rendimiento a su equipo con las plataformas de fuerza, cómo valorar las fatigas y el rendimiento de sus deportistas", explica Del Águila, quien confiesa que se motivó para emprender tras su paso por Medac porque "a raíz de estudiar allí veía que tenía bastantes clientes y me decanté por montar mi centro, ya que no iba a tener esa carga horaria y así podía compaginarlo con poder ir a clase. Y al terminar TAFAD en Medac me fui al banco, pedí el crédito y monté lo mío".

Para este joven, la experiencia en Medac ha sido importante: "Me ha enseñado a decantarme por algo. Durante la formación se ven muchas ramas, muchas asignaturas, muchos puestos de trabajo distintos. Estudiar en Medac me ayudó a descubrir que mi pasión es el entrenamiento personal".

Pablo Blasco: "Di un gran cambio en mi vida"

Al terminar la ESO en el Colegio Cardenal Herrera Oria, Pablo Blasco Macías hizo TECO en Medac. "Ahí empezó todo... Después continué mi formación haciendo TAFAD también en Medac", cuenta este joven de 21 años, que actualmente es  monitor de actividades dirigidas en Synergym Reding, además de entrenador personal tanto fuera como dentro de este centro.

"Realmente, en cuanto entré en TAFAD ya tenía en mente varios proyectos. Uno de ellos era, sin duda, comenzar como entrenador personal. En cuanto terminé mi segundo año empecé a trabajar con Synergym, la empresa que elegí para realizar mis prácticas, y al cabo de unos meses me lancé para empezar como entrenador", expone Blasco, quien considera la decisión de estudiar en Medac como una de las claves en su evolución personal. "No me centraré en lo que es Medac a nivel académico y de formación, sino más bien en lo que me han llegado a convertir. Los profesores que llevan más tiempo saben perfectamente la evolución y el cambio que di desde que entré en TECO hasta finalizar TAFAD. Cambié gracias a mis compañeros de clase a los que recuerdo con muchísimo cariño. Cambié gracias a esos profesores que no quisieron que tirara nunca la toalla. Siempre he encontrado respeto y apoyo dentro de este gran instituto y, si pudiera, volvería a repetir estos dos últimos años de mi vida, porque han sido los mejores hasta la fecha", dice convencido.

Carlos García: "Vi una forma de emprender"

Carlos García de la Torre se matriculó en Medac Granada al tiempo que realizó un Máster de Entrenamiento Personal con la Universidad Isabel I, que complementó con varios cursos de formación del entrenamiento. "Tengo una tarea pendiente que es terminar GCAFD, Grado en Ciencias de la Actividad Fisica y el Deporte, que lo comenzaré en este septiembre a través de la Universidad Isabel I, ya que sólo me quedan dos años", indica este joven de 21 años, que actualmente es entrenador personal y director del centro Sano Jaén.

"Cuando estaba en Medac me mandaron a realizar las prácticas en un centro de Entrenamiento Personal en Alhendín, un pueblo de Granada. Estas prácticas me hicieron ver que yo realmente quería dedicarme a esto, pero no por decir quiero ser entrenador personal y nada más, sino por la simple razón de que eras capaz de hacer sentir a tus clientes de una manera diferente, de hacerles disfrutar y ¡hacerles felices! Y lo más importante es que le estás mejorando la salud", manifiesta sobre sus motivaciones a la hora de emprender su actividad. "Al saber que me quería dedicar a esto y conocer a unos magníficos profesores en los centros de entrenamiento personal Sano, vi una forma de poder emprender y hacer un negocio sólido y rentable. Sólo había que dedicarle cariño, tiempo y ganas, ¡muchas ganas!", recalca.

Pese a su juventud, Carlos García ha mostrado determinación para tomar las riendas de su vida de un modo firme. Y señala a Medac como una de las principales razones. "La verdad es que me ha aportado muchas cosas, pero las tres en las que hago más hincapié y las que creo que más me han aportado son: formación, madurez y conocimiento. En todas las escuelas de grado, como es lógico, te dan una Formación, pero la forma en la que la imparten en Medac aseguro que es diferente al resto, lo primero por los profesores tan cualificados que tiene y lo segundo por el trato que tienen hacia el alumnado. Cuando una persona ama su profesión se le nota y a ellos eso ¡se les nota!", dice García, quien pone el acento en que "te ayudan en todo lo que pueden, se interesan por formarte y lo más importante es que te enseñan a enseñar. Ellos mismos se exprimen al máximo para enseñarte todo lo que saben. Aunque con la edad todo el mundo madure, ellos intentan que si te falta un poco lo intentes coger, para que cuando salgas de Medac sepas dar el 101% de ti".

José Alberto Campo: "Me formé en una rama con gran proyección de futuro"

José Alberto Campos estudió FP Dietética y un Master de Nutrición Deportiva que le dio acceso al Grado Universitario en Nutrición Humana y Dietética. A sus 39 años, actualmente compatibilidad su trabajo de informático con los estudios universitarios del Grado de Nutrición Humana y Dietética en la Universidad Isabel I de Castilla, de la que Medac es centro colaborador. También está colaborando con varios centros deportivos como Técnico Superior en Dietética, ofreciendo charlas de concienciación sobre nutrición y alimentación saludable. "El Master de nutrición deportiva que cursé en Medac me ha permitido ampliar mis conocimientos y he podido aplicarlos en mi mismo y en los grupos para los que doy las charlas, con muy buenos resultados", dice.

"En Medac ví una gran oportunidad para formarme en una rama sanitaria con una gran proyección de futuro. Tanto la metodología, eminentemente práctica, como la posibilidad de obtener una triple titulación en un tiempo récord. En tan solo dos años he obtenido el Título de Técnico Superior en Dietética y un Máster de Nutrición Deportiva, Geríátrica y Pedíátrica, a la vez que he podido convalidar 123 de los 240 créditos de los que consta el Grado de Nutrición Humana y Dietética, el cual me encuentro estudiando en la Universidad Isabel I. Si todo va como espero, en tan solo cuatro años habré obtenido tres titulaciones", señala José Alberto Campo, que ha encontrado "el cambio de rumbo que necesitaba en mi vida".

"Está siendo posible gracias al apoyo recibido por todo el equipo humano de Medac, el cual siempre ha sabido adaptarse a cada una de mis situaciones personales. Es tal la influencia que Medac ha ejercido sobre mi perspectiva profesional que me estoy planteando, cuando termine mis estudios universitarios, la posibilidad de ejercer como docente en la rama de nutrición. Lo que Medac va a aportar a mi vida profesional está aún por descubrir, pero tengo la certeza de que sea lo que sea, será muy positivo", explica.

Etiquetas
stats