La batalla por el quinto escaño en Córdoba

Un votante, en unas pasadas elecciones en Córdoba | ÁLVARO CARMONA

Que Susana Díaz y Pablo Casado hayan multiplicado sus actos y su presencia en la provincia de Córdoba no es casual. A poco más de un mes de las elecciones autonómicas en Andalucía, Córdoba se ha convertido en una provincia en la que los dos grandes partidos librarán una de las grandes batallas electorales. Desde los cuarteles generales de las dos formaciones coinciden en que Córdoba es una plaza en la que se disputará, y mucho, un escaño en concreto que puede hacer desequilibrar, y mucho, el reparto de fuerzas.

Córdoba aporta 12 parlamentarios de un total de 109. La provincia supone el 10%, aproximado, de la población andaluza, de ahí este reparto. En 2015, el PSOE ganó las elecciones provinciales, logrando cinco de los 12 escaños en juego. El PP se hizo con cuatro, mientras que Podemos, Izquierda Unida y Ciudadanos obtuvieron uno cada uno.

En 2018, las encuestas empiezan a apretarse. Y el reparto de escaños puede depender de muy pocos votos. En este reparto, incluso, puede ocurrir que el escenario de estas elecciones sea muy diferente al de hace casi cuatro años.

Todas las encuestas coinciden en dos cosas: que el PSOE gana pero pierde apoyos y que Ciudadanos remonta a costa del PP. Con este escenario, tanto en el PSOE como en el PP se trabaja en la batalla del quinto escaño de los socialistas, que de cambiar de manos podría alterar el reparto. Así, actualmente las encuestas más fiables señalan por seguro que el PSOE obtendrá mínimo cuatro escaños, volviendo a ser el partido más votado de la provincia. Dependiendo de su apoyo y de cómo se reparta el resto obtendría ese quinto escaño, que no es ni mucho menos seguro.

El segundo puesto sería para el PP. Las encuestas insisten en que los populares perderían un escaño y se quedarían con tres. Sin embargo, los populares trabajan con la posibilidad de recuperar el cuarto parlamentario a costa, precisamente, del quinto del PSOE. Si Ciudadanos sube, como está previsto, y los populares no pierden demasiados apoyos, en el PP dan por seguro que recuperarían el cuarto escaño.

Algo más volatil parece, de momento, lo que ocurrirá en las otras dos formaciones. Por un lado está Adelante Andalucía, la confluencia de Podemos e Izquierda Unida. Algunas encuestas señalan que esta formación podría obtener hasta tres parlamentarios. Y no por que gane apoyos. Solo sumando los votos que ya recibieron Podemos e IU en 2015 (lograron un escaño cada uno) obtendrían tres. ¿Cómo? Por la famosa Ley d'Hont, esa que al final acaba dando más diputados a las formaciones que reciben más votos de una manera proporcional.

En cuanto a Ciudadanos, se da por seguro que la formación naranja mínimo duplicará resultados, pasando de uno a dos parlamentarios. Está por ver en cuánto aumentan su apoyo. Y en detrimento de qué formación. Si Ciudadanos gana por lo que pierde el PSOE, el quinto escaño incluso podría caer de su lado, y que hubiese un triple empate a tres parlamentarios con el PP y Adelante Andalucía. Si la disputa es con los populares, los socialistas asumen que podrían mantener ese quinto escaño. Y si Ciudadanos sube a costa de los dos la foto fija podría cambiar radicalmente.

Por eso, sostienen en los cuarteles generales de las dos formaciones, la presencia de líderes regionales y nacionales en Córdoba y provincia se va a multiplicar durante el próximo mes.

Etiquetas
stats