El Ayuntamiento “tendrá que pagar” su parte del aeropuerto

Entrada al aeropuerto de Córdoba. | MADERO CUBERO
El Gobierno asegura que el convenio que firmó la alcaldesa Rosa Aguilar con Magdalena Álvarez hay que cumplirlo pero que desconoce cuándo hasta que no se resuelvan en los tribunales las quejas de los expropiados

Conflicto institucional a la vista. El Gobierno ha recordado, a través de una respuesta parlamentaria al diputado del PSOE Antonio Hurtado, que el Ayuntamiento de Córdoba “tendrá que pagar” la parte que le corresponde por las expropiaciones que se hicieron en su día en las dos cabeceras de la pista del aeropuerto de Córdoba y que todavía no ha abonado. El lío que se prevé es importante por que el importe de la factura total, que aún se desconoce, puede superar los 13,8 millones de euros. Ese es el dinero, aproximadamente, que cuesta la construcción del Centro de Convenciones, Ferias y Exposiciones que actualmente está construyendo el Ayuntamiento en el pabellón Cajasur del Parque Joyero.

En su respuesta, el Gobierno asegura que el Ayuntamiento aún no ha puesto un euro del dinero de las expropiaciones. De hecho, muchas ni siquiera han sido abonadas aún ya que los propietarios han acudido a los tribunales considerando que el precio que se les negoció en principio era insuficiente.

No obstante, recuerda, textualmente, el convenio que en marzo de 2008 firmaron la entonces alcaldesa Rosa Aguilar y la exministra de Fomento Magdalena Álvarez: “Por parte del Ayuntamiento de Córdoba se satisfará el justiprecio definitivo de los terrenos necesarios para la ampliación de la pista de vuelo, el establecimiento de las Zonas de Seguridad en los extremos de pista, el camino perimetral y vallado asociado a todo ello... estimándose su superficie en 136.466 metros cuadrados, lo que representa aproximadamente el 17,63% del total de terrenos a expropiar”.

Es decir, al Ayuntamiento le correspondía pagar el importe de las casas expropiadas tanto al Sur como al Norte de una pista que se construyó pero que apenas si tiene uso comercial. “Como se ha expuesto anteriormente, la obligación del Ayuntamiento será la de sufragar el coste final de las fincas expropiadas para la ampliación de la pista en ambas cabeceras, cabecera norte y cabecera sur”, recuerda el Gobierno. El Ejecutivo además agrega que “en la actualidad, y dado que los procesos con los órganos administrativos y judiciales no han finalizado, se desconoce el plazo en que el Ayuntamiento de Córdoba tendrá que realizar los pagos correspondientes”. Es decir, que pagar habrá que pagar, lo que se desconoce es cuándo.

Desde el año 2006 el Gobierno de España ha invertido un montante global de 86 millones de euros en el aeropuerto cordobés, tanto en expropiaciones como en reformas de la instalación. En 2013 quedó terminada la ampliación de la pista, requisito indispensable para albergar vuelos comerciales. No obstante, en el aeropuerto todavía no pueden aterrizar aviones de gran tamaño porque carece de un sistema llamado AFIS.

El sistema AFIS (acrónimo del inglés Servicio de Información de Vuelo de Aeródromo) se viene usando desde hace años en aeropuertos con poco tráfico de Europa, principalmente en el Reino Unido. Es un sistema seguro, insisten, y está supervisado por controladores aéreos en aeropuertos cercanos. En esencia, es un enlace entre los aviones comerciales que quieren aterrizar y los aeropuertos. Ese enlace lo realiza un técnico cualificado (necesita al menos dos años de preparación) que informa a los pilotos sobre el estado de la pista, el tiempo y distintas cuestiones técnicas que necesiten.

En 2010, en pleno estallido de la crisis económica, AENA se encontró con que había construidos casi un aeropuerto por capital de provincia pero tenía que mantenerlos. El sueldo de un controlador aéreo es muy alto. Por eso, se optó porque en los nuevos aeropuertos, especialmente los que tenían poco tráfico, no hubiese controladores aéreos. Todas las autoridades lo permiten, ya que los controladores de grandes torres de control (en el caso de Córdoba sería Sevilla) supervisarían también las operaciones en aeropuertos que carecieran de ellas. En resumen, es una forma de ahorrar sin que se comprometa la seguridad.

El aeropuerto de Córdoba no tiene sistema AFIS porque no tiene vuelos, y no tiene vuelos porque no tiene sistema AFIS (aunque no exactamente). AENA optó por no contratar a personal AFIS en Córdoba al considerar que mientras llegan los aviones o no estarían de brazos cruzados. Sin embargo, la ausencia de estos técnicos hace que en Córdoba tampoco puedan aterrizar vuelos charter. Y los vuelos no llegan exactamente porque se carezca de este sistema de navegación aérea, sino porque a las compañías de momento no le salen las cuentas. Las fuentes aseguran que en el momento en el que una compañía apostase por el aeropuerto de Córdoba la puesta en servicio del sistema AFIS sería casi inmediata: la contratación de dos o cuatro técnicos (ahí salen los 150.000 euros al año de los que se hablaron en la reunión de la Mesa Provincial del Aeropuerto). El sueldo de un sólo controlador supera los 200.000 euros.

Etiquetas
stats