Aucorsa paraliza el tráfico antes de parar por huelga su servicio

Caravana de los trabajadores de Aucorsa que han cortado el tráfico / ALEX GALLEGOS

La plantilla de Aucorsa ha decidido reivindicar sus derechos laborales en la calle, y así se lo está haciendo saber a la gerencia y a la ciudadanía de Córdoba. A la decisión de convocar una huelga para este jueves 14 y viernes 15 de diciembre, se suma la caravana de vehículos que este lunes ha paralizado el tráfico rodado en el Centro de Córdoba a última hora de la tarde.

Un total de 65 vehículos han participado en la protesta, según informa CCOO, en la que ha sido la segunda caravana de coches protagonizada por los trabajadores de Aucorsa para denunciar “la actitud inmovilista del gerente de la empresa, Juan Antonio Cebrián, que no ha aceptado ninguna de las propuestas de los trabajadores”.

En este sentido, el presidente del comité de empresa de Aucorsa, Custodio Sánchez (CCOO), ha lamentado que el gerente mantenga “su actitud intransigente”, sobre todo “cuando la parte social ha hecho numerosas concesiones”. Asimismo, ha expresado su decepción porque desde el Ayuntamiento “se haya hecho caso omiso a las reiteradas peticiones de mediación y no se haya mediado para tratar de llegar a un acuerdo un año después del inicio de la negociación”.

“Aquí no se están pidiendo subidas salariales sino mejoras sociales”, señala Sánchez, quien explica que, actualmente, “la jornada laboral de los conductores es de 9 horas seguidas”.

Sin tiempo para un bocadillo y sin descanso entre recorridos

El presidente del Comité de Empresa ha ido más allá. No sólo critica que la jornada de los conductores sea de 9 horas, sino que ésta se produzca de forma ininterrumpida entre recorridos y “sin tiempo para un bocadillo”. A su juicio, conducir 9 horas sin descanso está generando “mucho estrés entre los profesionales y un incremento de las bajas por enfermedad”.

“La fatiga mata”, ha dicho al respecto. Y bajo esta premisa, ha pedido compresión a la ciudadanía cordobesa ante las movilizaciones y las jornadas de huelga convocadas y que no parecen tener vuelta atrás dado que es “el único arma que tenemos los trabajadores” ante la actitud de la gerencia, que ya ha informado de los servicios mínimos a pesar de que, según su testimonio, “aún no había comunicación oficial”.

Los trabajadores decidieron ya en octubre pasado iniciar una serie de protestas para presionar a la empresa a desbloquear la negociación, que, si las partes no lo remedian, tendrá un nuevo episodio a finales de semana con dos jornadas de huelga en el servicio público de autobuses.

Etiquetas
stats