Las AMPA de la escuela concertada dicen que la educación presencial es un “objetivo irrenunciable”

Aula en un colegio.

La Confederación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de la Escuela Concertada y Privada de Andalucía (Concapa) ha emitido un comunicado ante el inicio del curso escolar en la crisis sanitaria del Covid-19, en el que aboga por el desarrollo de una educación presencial, lo que establece como “objetivo irremplazable e irrenunciable”. Y aboga por una presencialidad “bajo las estrictas medidas diseñadas, establecidas, controladas y supervisadas por la autoridad sanitaria al efecto”.

Concapa critica “la falta de información a los padres desde los distintos órganos con competencias para ello, incluidos los propios centros educativos” sobre el inicio del curso y señala que “la imprevisibilidad de la situación sanitaria actual, debe abogar por un máximo esfuerzo de los sectores educativos afectados (padres, profesores y personal administrativo), instituciones y organismos educativos públicos y privados, de la autoridades sanitarias y de la comunidad científica, que cristalicen en la creación de un observatorio de información, asesoramiento, seguimiento y control del desarrollo de la actividad educativa, donde se normalice el control y seguimiento de las vicisitudes que al respecto puedan necesitar tanto los centros educativos como los sectores afectados”.

Asimismo, piden “la certificación inicial acerca de la correcta implantación de las medidas sanitarias” y entienden que “si un padre considera que el centro educativo no reúne las medidas establecidas por aquella autoridad, y siempre previa comunicación a la delegación educativa, pueda adoptar cualquier decisión que transitoriamente trate de preservar la salud de su unidad familiar, sin que quepa para ello demonizar comportamientos ni amenazar con denuncias sobre absentismo”.

Dada la inmediatez del comienzo del curso, reclaman la inmediata comunicación a cada centro educativo de las medidas concretas a implantar con carácter específico, si no se hubiere realizado ya, así como comprobar y certificar su implementación, informado a la comunidad educativa de cada centro de su desarrollo y puesta en funcionamiento.

Concapa insiste en “seguir abogando por la presencialidad como elemento irrenunciable para la formación y desarrollo de nuestros hijos”.

Asimismo, “lamenta que en momentos tan graves como el actual, más que defender nuestros intereses, nos dediquemos a alentar movilizaciones y discursos que no ofrecen ninguna solución y sí en cambio generan mayor controversia e incertidumbre. Somos conscientes que la única solución de este problema pasa por su erradicación, o, cuando menos, por el control de su propagación. Pero mientras esa solución no esté social ni sanitariamente a nuestro alcance, nos veremos abocados a actuar con sentido de unidad, en la misma mesa, a proponer soluciones, a buscar la mayor efectividad posible en las medidas, a establecer órganos de coordinación; en definitiva, a abogar por soluciones que minimicen el riesgo social que la presencialidad educativa va a ocasionar”.

Recuerda que Concapa ha realizado propuestas en este sentido desde el mes de julio, que pasan por un único profesor para cada grupo de infantil y primaria (a pesar de que transitoriamente el bilingüismo pudiera resentirse), minimizar actividades que contengan riesgo de eliminación de la distancia sanitaria adecuada, uso imprescindible de mascarillas, toma de temperatura a la entrada al colegio a diario, impidiendo el acceso en su caso, reducir o incluso excluir actividades comunes, lúdicas o no, incluido recreos comunitarios, establecer los máximos y diversificados horarios de entrada y salida del centro, procurando menor contacto entre las familias; también proponen en aquellos centros educativos donde fuere posible, establecer espacios en el acceso donde pueda llevarse a cabo tareas de recogida y entrega, horarios y separaciones en comedores escolares, uso de geles y desinfecciones, presencialidad mixta en ESO y Bachiller, procurando la reducción de ratios, control por el centro educativo de la implementación de las medidas, supervisión por el autoridad sanitaria de su desarrollo y correcta aplicación, Observatorio de seguimiento, etc.

Finalmente, la Confederación de Asociaciones de Madres y Padres de la Escuela Concertada y Privada, cree que “estamos ante uno de los mayores problemas sociales que debemos solventar en esta pandemia. Problema que trasciende del ámbito educativo, por las repercusiones que una mala gestión del mismo sin duda provocará en otros grupos de población a los que afectará de lleno: padres, abuelos, etc. Es por ello, que tratar esta problemática sin tener en cuenta su carácter evidentemente sanitario y reducirlo en exclusividad al propio recinto educativo, es algo que esta organización no va a compartir”.

Etiquetas
stats