Amenazas de muerte y basura por las ventanas: una mujer pone en jaque a un bloque de vecinos

Mariluz muestra la basura generada en uno de sus patios | MADERO CUBERO

El olor nauseabundo que Mariluz Palma respira en su casa se empieza a percibir en la puerta. El hedor inunda toda la vivienda y se hace insoportable en los dos patios. Desde hace más de un año, esta vecina del barrio de Miralbaida describe cómo lleva soportando una situación insostenible con otra mujer del mismo bloque, Mercedes Naz, que le tira a sus patios todo tipo de basura y que llegó, incluso, a amenazarla de muerte.

Maceteros, utensilios de cocina, peluches, ropa, sobres con pastillas, barreños de agua sucia, lejía, heces humanas y de animales y orín. Estos son algunos de los múltiples objetos y desechos que cada día se encuentra Mariluz en sus patios y que dejó de limpiar el pasado verano. En aquella fecha, Sadeco acudió a la vivienda a limpiar por primera vez ambos recintos ya que Mariluz se negó a eliminar toda una suciedad generada por su vecina. Entre la cantidad de basura, Mariluz también ha visto cómo caían cuchillos desde la cuarta planta, donde reside su vecina, que culpa a su hijo con síndrome de Down.

“A esta situación no hay derecho. Es un martirio y es insostenible. No puedo abrir las ventanas por todo el olor tan malo que hay y ni los ambientadores ayudan a que los malos olores desaparezcan”, cuenta Mariluz, a quien esta situación ya le ha acarreado problemas de salud. Cuando fue a denunciar las amenazas de muerte, esta vecina sufrió un ataque de ansiedad que se ha ido intensificando hasta sufrir anginas de pecho. Recientemente, además, le ha sido detectada una dermatitis atópica debido a la situación de insalubridad que vive. A pesar de no poder abrir las ventanas ni las muertas, los mosquitos y diferentes insectos acaban entrando en la vivienda.

Durante la limpieza que efectuó Sadeco, Mariluz afirma que encontraron hasta ratas, aunque de nada sirvió ya que “a los días, esta vecina empezó a tirar de nuevo objetos y toda clase de basura”. Este periódico ha podido constatar que el departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba es conocedor del caso por el que atraviesa esta vecina y que esta semana visitará a ambas para plantear posibles soluciones. Pero a Mariluz ya le han confirmado que en ningún caso pueden evitar que Mercedes se vaya del bloque. “Tengo mi casa pagada y no puedo salir ni a los patios. Cada vez que me ve salir al patio me tira algo, como una botella de cristal o sillas. ¿La solución es que yo me vaya de mi casa?”, se pregunta esta cordobesa, que argumenta que el culpable de la situación no es el hijo de Mercedes porque “ya no vive con su madre”.

Hace apenas unas semanas se ha celebrado el juicio por las amenazas de muerte que Mariluz certifica haber recibido de Mercedes, vista a la que esta última no se presentó pero a la que sí acudieron vecinos, que declararon a favor de Mariluz. Por ello, Mercedes fue condenada a pagar 150 euros de multa que, ante el impago, fueron sustituidos por cinco días de arresto domiciliario.

Mariluz no es la única afectada por esta situación ya que el olor de la basura afecta a todos los vecinos, aunque principalmente a aquellos cuyas ventanas comunican con los patios de Mariluz. Cuenta cómo otra vecina, Socorro, ha tenido que irse a Málaga para poder tratarse un asma ocasionada por la pestilencia que entra por las ventanas.

Los problemas con esta vecina no acaban aquí, ya que Mariluz describe cómo Mercedes quita los felpudos de las puertas, echa basura resbaladiza para provocar caídas y coloca chicles y palillos de dientes en las cerraduras. Asimismo, relata un episodio en el que se encontró en la puerta de su casa una rosa roja y un papel con insultos.

Todo ello provocó que esta comunidad de vecinos colocara cámaras en cada planta para demostrar la autoría de Mercedes, que ha negado los hechos a CORDÓPOLIS. Asegura que es su hijo y otros vecinos los que tiran toda la basura y que, aunque tiene depresión, ella nunca ha arrojado nada por las ventanas. Reconoce que amenazó a su vecina “aunque no con las palabras de 'Te voy a matar' sino 'Te vas a enterar'” y afirma que va a comenzar a denunciar a los vecinos “porque ya todos se están subiendo al carro”.

Etiquetas
stats