Ambrosio pone a la Alhambra de ejemplo de gestión compartida que podría beneficiar a la Mezquita

La alcaldesa, en la sala de prensa del Ayuntamiento | ÁLEX GALLEGOS

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha vuelto este miércoles a pronunciarse sobre la Mezquita-Catedral, aunque esta vez no se ha hablado tanto de la titularidad sino de la gestión del monumento. El origen está en el informe que ha realizado el equipo de Estudios y Análisis Económico de la Universidad Loyola Andalucía a petición del Cabildo de la Catedral de Córdoba sobre el impacto económico de la Mezquita.

Dicho documento, presentado este martes, rebela que la Mezquita generó cerca de 406 millones de euros durante 2017. Ninguna sorpresa para la regidora, que ha aclarado que es el “monumento por el que es conocida esta ciudad”, y por tanto es normal que sea visitado por unas cifras importantes y tenga un relevante impacto económico. “A nadie le extraña que cuando el visitante llega a Córdoba, venga a visitar esa Mezquita, que fue un símbolo de la etapa Omeya y que es de los pocos equipamientos de esa cultura que siguen estando vivos en esta Europa tan occidental”, ha apostillado.

Para la alcaldesa, el templo y su relevancia está por encima de la gestión privada del mismo que hace el Cabildo, y ha recordado que “hay otros modelos que son del mismo éxito, la misma capacidad y la misma rentabilidad económica”, entre los que ha citado a La Alhambra. “Nada es igual”, ha dicho, antes de explicar que La Alhambra tiene una gestión compartida, por parte de un patronato que aglutina a todas las instituciones, y el monumento granadino “tiene un impacto de 500 millones de euros y una capacidad de crear empleo de en torno a 7.000”.

“No es una función como alcaldesa valorar las relaciones de una confesión religiosa con su propia casa”

“Es un modelo de gestión compartida lo suficientemente importante como para hacer la propuesta que venimos defendiendo”, ha manifestado Ambrosio, que ha recordado que, desde el Ayuntamiento, se ha mostrado siempre “respeto al culto católico”. A su juicio, “la suma de las administraciones puede en un momento dado multiplicar”, y se ha mostrado convencida de que “ese apoyo sumaría beneficios a la ciudad”, al turismo, y permitiría promocionar a la Mezquita “donde las capacidades del Cabildo no son suficientes”.

Para la regidora, es obvio que la Mezquita es un bien preciado que genera riqueza, desarrollo y empleo, pero, a su juicio, “la clave no está en que sea una gestión exclusiva del Cabildo”.

Por otro lado, la alcaldesa ha evitado valorar el viaje del obispo Demetrio Fernández al Vaticano para entregar la documentación que el Cabildo de Córdoba ha ido recabando “acerca de la propiedad de la Mezquita-Catedral de Córdoba. ”No es una función como alcaldesa valorar las relaciones de una confesión religiosa con su propia casa y con el estado del que depende“, ha afirmado la regidora.

A su juicio, el viaje “formará parte de su agenda” y por tanto, del contenido de la visita “contarán lo que quieran o lo que no”.

Etiquetas
stats