Alerta de que se vuelva a disparar el déficit en el Ayuntamiento por Procórdoba

El presidente de la GMU y Procórdoba, Luis Martín, con Tejada y Aumente | MADERO CUBERO
La Intervención General de Fondos cuestiona que finalmente se decida por la disolución de la empresa en lugar de la liquidación e insiste en que Urbanismo y el Consistorio tendrán que asumir las deudas

Si hay algo de lo que está orgulloso el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Córdoba es de que las cuentas se hayan enderezado. El discurso tanto del alcalde, José Antonio Nieto, como de los concejales es que gracias a su gestión el Ayuntamiento “ha salido del colapso” e inicia “la recuperación económica”. No obstante, esa recuperación podría venirse un poco abajo a partir de hoy. El Pleno aprobará en su sesión de hoy la disolución de la empresa municipal de suelo Procórdoba, en un largo proceso administrativo iniciado hace dos años. No obstante, la Intervención General de Fondos cuestiona la fórmula elegida por el Ayuntamiento (la disolución frente a la liquidación) y alerta de que se puede volver a disparar el déficit municipal y, por tanto, a empeorar las cuentas.

¿El motivo? Los compromisos y deudas de Procórdoba. La interventora, en un informe que va hoy a Pleno, asegura que “ya podemos apuntar que la dilación del proceso de disolución” va a “tener un efecto perjudicial en el cómputo del déficit municipal”. La funcionaria sostiene su afirmación en que Procórdoba, y ahora la entidad que asuma sus compromisos (la Gerencia Municipal de Urbanismo), tienen que afrontar el pago de siete millones de euros en distintos compromisos. 2,5 millones de euros son compromisos ya vencidos. El resto, pendientes. Procórdoba también tiene firmados compromisos con distintos propietarios para desarrollos urbanísticos en varios puntos de la ciudad, que ahora tiene que asumir la Gerencia. También existe una deuda con Hacienda y con la Seguridad Social, que habrá que liquidar, y se advierte del futuro de los trabajadores de Procórdoba, que no podrán trasladarse a la Gerencia.

No obstante, el Ayuntamiento recibe un activo que está valorado en 23 millones de euros (suelo, principalmente), aunque llegó a estar valorado en más de 100 millones en los años de la burbuja inmobiliaria. Pero esos activos no se pueden convertir en dinero líquido, ya que actualmente Procórdoba apenas si ha vendido nada desde el estallido de la crisis.

Desde 1996 y hasta el estallido de la crisis inmobiliaria, Procórdoba fue una auténtica máquina de hacer dinero. En estos 17 años de vida, Procórdoba (siempre dependiente del Ayuntamiento) ha llegado a atesorar el mayor patrimonio de suelo de toda la ciudad. Pero ha sido víctima, precisamente, de su éxito. Procórdoba es hoy por hoy inviable financieramente. Si sus suelos valían cerca de 100 millones de euros en 2007 hoy este inmenso patrimonio apenas si vale ya menos un cuarto de la mitad de entonces. Esta depreciación, unida a unas deudas imposibles de pagar, han forzado la que se ha convertido en la única salida viable para la firma: su disolución.

Los gestores de Procórdoba optaron por la disolución y no por la liquidación por una cuestión: agilidad. Según consta en todos los informes si la firma decidiese acudir a la liquidación para hacer frente a sus deudas (y no cargar con ellas al Ayuntamiento) el proceso podría durar varios años. Los informes coinciden en que hoy por hoy es casi imposible vender a un precio razonable el patrimonio de Procórdoba. Por tanto, encontrar compradores y, sobre todo, dinero para sanear las deudas de la firma se antoja casi imposible. Por eso se optó por la disolución.

Sin embargo, la disolución también ha llegado mucho más tarde de lo previsto, ya que debía haberse aprobado a finales del año pasado. Se aprobará esta misma mañana.

Etiquetas
stats