Alcaracejos: donde el mayor silo de Andalucía se convirtió en centro termal

Centro Termal Los Pedroches | MADERO CUBERO

Al norte de la provincia de Córdoba y en el centro de la comarca de Los Pedroches llegamos hasta Alcaracejos, un pueblo considerado desde su nacimiento una verdadera encrucijada de caminos. Como en toda la comarca, la importancia del cerdo ibérico es de gran envergadura y el museo de la matanza, uno de sus atractivos turísticos. Pero Alcaracejos es, también, Camino Mozárabe y diferente a cualquier otro municipio de Córdoba por un rasgo en particular: posee el mayor silo de Andalucía convertido en centro termal.

De su historia quedan pocos testimonios escritos y orales, exceptuando algunos vecinos del pueblo, extrabajadores de la fábrica, construida en los años 60. De titularidad autonómica, la Junta de Andalucía cedió el silo en 2010 al Ayuntamiento de Alcaracejos para su explotación durante 50 años. Tras un lustro de obras, el Centro Termal Los Pedroches abría sus puertas en 2015 para ofrecer multitud de servicios a lo largo de sus 3.4000 metros cuadrados.

La exhaustiva y cuidada rehabilitación permitió mantener intactos tanto el exterior como el interior del silo ya que el objetivo era que el edificio no perdiera su esencia. Se han conservado, incluso, toda la maquinaria y elementos como la báscula en la que se pesaba el trigo, la avena o la cebada -y que todavía funciona- o un teléfono que conectaba varias estancias.

Además de preservar el interior del silo, durante la restauración se realizaron algunas modificaciones necesarias para la puesta en marcha del centro termal. Así, el molino se transformó en los vestuarios; los baños árabes se levantaron sobre el antiguo almacén y las antiguas celdas de grano se aprovecharon como zona de masajes, tratamientos, sauna hamman y piscinas. Hasta las tolvas han podido reutilizarse, ubicando en ellas los depósitos de almacenamiento de biomasa con la que funcionan las instalaciones.

Además de ofrecer una nueva alternativa de ocio para la comarca, el centro termal ha influido positivamente en la localidad y alrededores ya que ha generado trabajo directo e indirecto dado que la mayoría de los productos que se utilizan en los tratamientos tienen origen cordobés, como las toallas o el aceite de oliva. El único producto que sí adquieren fuera de las fronteras cordobesas es la sal, procedente del Mar Menor, en Murcia.

Pero Alcaracejos quiere ir mucho más allá y el pasado mes de octubre, el Ayuntamiento inició los trámites para que este centro pase a convertirse en balneario, formando parte de la red nacional. Todo ello gracias a las propiedades terapéuticas que tiene el agua minero medicinal que utiliza. Alcaracejos se convertiría, así, en el segundo destino de la provincia como balneario después de Villaharta.

Etiquetas
Publicado el
27 de enero de 2020 - 03:40 h
stats