Los afectados por la hepatitis C no confían en la Junta

Acto de protesta de los afectados por la hepatitis C. | MADERO CUBERO
La asociación en Córdoba anuncia que va a seguir presionando para que se administre el medicamento Sovaldi

La plataforma de afectados por la hepatitis C no confía en la presidenta de la Junta, Susana Díaz quien, ayer, prometió ayer que ningún enfermo que lo necesite se quedará sin medicación "por causas económicas". Antonio Luna, portavoz de la asociación en Córdoba ha afirmado esta mañana "que este tipo de mensajes nos son nuevos y se han venido repitiendo desde las distintas administraciones sin que nunca se hayan cumplido". La asociación de afectados por la Hepatitis C en Córdoba mantuvo entre el 29 de diciembre y el el sábado un encierro en las dependencias del Hospital Provincial de la capital cordobesa, como medida de protesta por la falta de dispensación del medicamento Sovaldi por parte de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Sanidad. "Y vamos a seguir con las movilizaciones", advirtió Luna, "porque las palabras de la presidenta no cambian nada".

La primera de las medidas de protesta no se han hecho esperar y se ha desarrollado esta misma mañana en el centro de Córdoba. Bajo el mensaje Los recortes matan, las patentes rematan un grupo de miembros de la plataforma, junto con varios músicos simpatizantes se han concentrado en el centro y han recorrido las calles tocando música para sensibilizar sobre su situación. "Lo que tiene que hacer la Junta es dejar de predicar y ponerse a dar trigo; que dejen de decir que van a hacer cosas y que las hagan de verdad", critica el portavoz.

Antonio Luna se pregunta si la presidenta de la Junta "va a ser capaz de romper los acuerdos con el resto de comunidades autónomas y que marca la dispensación del medicamento en función de los ingresos; tendrá que decir dónde va a aparecer que esos medicamentos se van a administrara a todos lo que lo necesiten; y tendrá que decir cómo va a variar los presupuestos autonómicos para permitir esa medida".

Mientras no haya respuestas a estas cuestiones o no se lleven a cabo las medidas que exigen los afectados, Luna advierte que van a seguir las movilizaciones. En ellas también participa Pepe Larios, veterano político y activista ecologista cordobés al que hace unos años se le diagnosticó hepatitis C. "Todavía no está claro si yo entro dentro de la categoría de enfermos que necesita esta nueva división de medicamentos pero tenemos que luchar para que los afectados puedan beneficiarse sin problemas", señaló. "El verdadero problema que tenemos aquí es la presión de las grandes farmacéuticas y la connivencia que con ellas tienen los responsables públicos. En otros países se han desarrollado medidas de presión para bajar los precios y se ha logrado. Incluso se puede presionar para fabricar genéricos", terminó.

Etiquetas
stats